Adelia María Harilaos de Olmos, su obra

Adelia María Harilaos nace en Buenos Aires en 1865. Era hija de Horacio Harilaos y de Carolina Senillosa, perteneciente a una acaudalada familia de terratenientes. Su abuelo, el arquitecto catalán Felipe Pujol de Senillosa, propietario de vastas extensiones de tierras en la provincia de Buenos Aires, tuvo una importante actuación como agrimensor en tiempos de Rosas y al morir en 1858, dejó una cuantiosa fortuna en estancias, chacras, bienes inmuebles y oro. La misma fue dilapidada por sus herederos.

Al conocer el interés de Ambrosio Olmos, un terrateniente cordobés, propietario de una gran fortuna, que había sido gobernador de esa provincia entre 1886 y 1888, por su hija la mamá de Adelia acuerda un casamiento. Poco tiempo después el político cordobés fallece. Comienza asi toda una vida dedicada a la caridad que concluirá con su muerte a los 84 años en 1949. Su desfile mortuorio estuvo encabezado por el edecán militar del presidente, y entre todas las ofrendas florales se destacaba la de la Fundación Eva Perón.

“Esta señora fue la figura social y religiosa más importante de principios de siglo pasado, por el caudal de su fortuna, por la importancia de su poder en los círculos relacionados con la Iglesia, y por la fastuosidad de la vida que llevó”. Así la define Walter D’Aloia Criado en su libro  El infierno y la gloria de Adelia María Harilaos de Olmos.

En 1934 tras el Congreso Eucarístico que ella financia económicamente, recibe el titulo de Marquesa. Durante el Congreso compra un palacio frente al propio para hospedar a la comitiva. Adelia integró numerosas entidades benéficas desde las que trabajó intensamente en pro del necesitado. En 1934 fue Vicepresidenta primera del Comité Ejecutivo del Congreso Eucarístico Internacional de Buenos Aires. Presidió la Conferencia de Señoras de San Vicente de Paul, la Congregación de las Hijas de María de la Inmaculada Concepción y la Caja Dotal de Empleadas. Fue además vicepresidenta de la Conferencia Femenina de la Paz en América y tesorera y consejera del Patronato de la Infancia.

Las Donaciones de Adelia

adelia
La Castrense

Es casi imposible enumerar la cantidad de obras realizadas con sus donaciones. La mayoría de ellas referidas a templos, obras de caridad, educativas y de salud. Orfelinatos, hogares de ancianos, escuelas y hospitales, levantó en muchos puntos de Argentina. Todo en los cuarenta y tres años en que sobrevivió a su esposo.

En la Ciudad se destacan: la iglesia del Corazón Eucarístico de Jesús, de la Congregación de las Esclavas del Sagrado Corazón de Jesús. Se realizó en 1923, en Recoleta. Allí,  frente a la plaza Vicente López, descansa junto su esposo, de acuerdo a su expresa voluntad. El santuario de Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa, en Parque Chacabuco. Construida gracias a la donación de $ 500.000 y concretada en 1938. El Palacio Fernández Anchorena, en Avenida Alvear 1605 testado para residencia del nuncio apostólico. Hoy es sede de la nunciatura de la Santa Sede.

La Parroquia Nuestra Señora de Lujan, La Castrense. en Palermo. Un templo de estilo neo-románico, bendecido por Monseñor Copello en 1930. En el Sur de la ciudad Niño Jesús. La primer parroquia que tuvo el barrio de Villa Lugano. En un terreno de Murguiondo 4055. La parroquia Santa Elisa, la construyó en recuerdo de una sobrina y ahijada fallecida muy joven.

3 comentarios en «Adelia María Harilaos de Olmos, su obra»

  • Pingback: La Historia de Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa - BA Iglesias ®

  • el 06/09/2020 a las 16:48
    Enlace permanente

    Mi madre, asistió como pupila a un colegio secundario de Harilaos entre los años 1938-43.Me gustaría conocer más.

    Respuesta
  • el 09/20/2020 a las 08:07
    Enlace permanente

    Hola! Yo fui alumna entre 1973 y 1978, allí se estudiaba Comercial, un aula por año y sólo asistían mujeres. Sé por mi madre, sobrina nieta de Monseñor Laucello, sepultado en La Candelaria, que en los años que referis el instituto daba talleres de oficios para mujeres. Nunca me comentó que alojaran de en calidad de pupilas. Por la zona estaba el colegio Espíritu Santo que sí ofrecía esa posibilidad, situado en Avellaneda y Fonseca.
    Mi mail si querés escribirme: mardepadelplata@yahoo.com.ar

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: