San Pedro y San Pablo, en dos templos de la ciudad

Cada 29 de junio, en la solemnidad de San Pedro y San Pablo, apóstoles, se recuerda a estos grandes testigos de Jesucristo. Es una fiesta de la catolicidad. En la ciudad los dos apostoles no comparten templo. Te mostraremos entonces cada una de sus parroquias

Parroquia San Pablo Apóstol

San Pedro y San Pablo. El templo actual se inauguró el 30 de junio de 1945. se encuentra en Alvarez Thomas 795. Es una Iglesia amplia, con una nave central y dos naves laterales que solo sirven para trasladarse.  Tiene una perfecta combinación de ladrillo a la vista y mampostería. Sus columnas y arcos son de medio punto.

En sus orígenes tenia una ábside con su Altar Mayor, un comulgatorio y dos sacristías con entradas a ambos lados del ábside. El rosetón del frontis, posee un vitral con la imagen del Sagrado Corazón de Jesús. Por las noches se ilumina junto con la fachada de la Iglesia. El campanario tiene una altura importante. Esta dividido en cuatro segmentos. Posee dos campanas de accionamiento eléctrico.

San Pablo

 Apóstol de los gentiles, San Pablo nació en Tarso (hoy Turquía) y estudió en la escuela de Gamaliel en Jerusalén. Ferviente fariseo, presenció y aprobó el martirio de san Esteban y, llevado de su celo por la ley mosaica, persiguió a los cristianos. Convertido a Cristo en el camino de Damasco, hecho que se celebra el 25 de enero, se retiró al desierto y más tarde visitó a los Apóstoles y se incorporó a la comunidad cristiana. Con algunos compañeros recorrió, en tres largos viajes, amplias regiones de Asia Menor y Europa Oriental fundando numerosas comunidades cristianas. Su acción fue esencial para la extensión de la Iglesia a todas las gentes, más allá del pueblo judío. Sus cartas a las iglesias locales son alimento sustancial del que se nutre la Iglesia en todos los tiempos. Acusado de traicionar la Tradición de sus mayores, los judíos lo entregaron a la autoridad romana para acabar con él, pero Pablo, ciudadano romano, apeló al César, y fue trasladado a Roma. Allí permaneció dos años evangelizando con libertad, hasta que el año 67, durante la persecución de Nerón, fue decapitado en la Vía Ostiense.

Oración: Señor, tú que nos llenas de santa alegría en la celebración de la fiesta de san Pedro y san Pablo, haz que tu Iglesia se mantenga siempre fiel a las enseñanzas de aquellos que fueron fundamento de nuestra fe cristiana. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

Parroquia San Pedro Apóstol

En el barrio de Monte Castro durante los primeros años del 1920 funcionó el Instituto de Salud Mental Open Door. Era un sanatorio para el tratamiento de enfermedades mentales. Con la particularidad de no tener puertas ni muros exteriores. Los enfermos podían circular libremente por todo el lugar.

De aquella revolucionaria construcción solo queda su capilla. Que en ese entonces estaba a cargo de las Hermanas Franciscanas de la Natividad de Nuestra Señora. En 1928 se convierte en parroquia, y pasa a llamarse San Pedro Apóstol. Los arreglos fueron financiados por Emilio Lamarca. A la arquitectura original se le agregó un atrio. Si bien tiene mejoras en su interior,  mantiene muchas características particulares de la década del 20. Es de una sola nave y los ornamentos fueron traídos de Valencia, España. En 1945 se inauguró la escuela de la Iglesia sólo para niños. Está ubicada en Bermúdez 2025.

San Pedro. 

Príncipe de los Apóstoles, es Simón, a quien Jesús cambió el nombre por el de «Cefas» o Pedro. Era de Betsaida, aldea marinera situada a la ribera del mar de Galilea, donde ejercía el oficio de pescador junto con su padre y su hermano Andrés, también apóstol. Fue éste quien lo llevó a Jesús, el cual les dijo: «Venid conmigo, y os haré pescadores de hombres». Estaba casado y tenía un carácter noble, franco y vehemente, como puso de manifiesto en repetidas ocasiones. Estando por Cesarea de Filipo, a preguntas de Jesús, Pedro le respondió: «Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios vivo», y el Maestro le prometió entonces el Primado: «Sobre esta piedra edificaré mi Iglesia». Pedro, en la noche más negra de la historia, negó por tres veces a Jesús. Pero enseguida lloró su pecado, volvió al grupo y corrió la mañana de la Resurrección al sepulcro de Cristo, quien, cuando se les apareció más tarde en Galilea, le otorgó el Primado: «Apacienta mis ovejas». Después de Pentecostés, ejerció su apostolado en Jerusalén, Antioquía de Siria y luego en Roma como primer obispo de la misma. Allí fue crucificado, cabeza abajo como los esclavos, durante la persecución de Nerón, el año 64.

Oración: Señor, Dios nuestro, tú que entregaste a la Iglesia las primicias de tu obra de salvación, mediante el ministerio apostólico de san Pedro y san Pablo, concédenos, por su intercesión y sus méritos, los auxilios necesarios para nuestra salvación. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.