La historia de los arcángeles Miguel, Gabriel y Rafael

La historia de los arcángeles, mensajeros de Dios, aparecen con frecuencia en las Escrituras, pero solo se nombran a Miguel, Gabriel y Rafael.

Miguel aparece en la visión de Daniel como «el gran príncipe de las huestes celestiales» que defiende a Israel contra sus enemigos. Significa, en hebreo, “¿quién es semejante a Dios?”. En el libro de Apocalipsis, conduce a los ejércitos de Dios a la victoria final sobre las fuerzas del mal. La devoción a Miguel es la devoción angelical más antigua, surgiendo en Oriente en el siglo IV. La Iglesia en Occidente comenzó a observar una fiesta en honor a Miguel y los ángeles en el siglo quinto.

Gabriel (Fuerza de Dios) anunció a Zacarías el próximo nacimiento de Juan el Bautista, y a María, el nacimiento de Jesús. Su saludo a la Virgen, «Dios te salve, llena eres de gracia», es una de las oraciones más familiares y frecuentes del pueblo cristiano.

La actividad de Rafael se limita a la historia de Tobías en el Antiguo Testamento. Allí parece guiar al hijo de Tobías, Tobías, a través de una serie de aventuras fantásticas que conducen a un triple final feliz: el matrimonio de Tobías con Sarah, la curación de la ceguera de Tobías y la restauración de la fortuna familiar.

Los memoriales de Gabriel y Rafael se agregaron al calendario romano en 1921. La revisión de 1970 del calendario unió sus fiestas individuales a las de San Miguel.

La historia de los arcángeles Miguel, Gabriel y Rafael

Reflexión sobre los arcángeles

Cada uno de los arcángeles cumple una misión diferente en las Escrituras: Miguel protege; Gabriel anuncia; Rafael guía. La creencia anterior de que los eventos inexplicables se debían a las acciones de seres espirituales ha dado paso a una visión científica del mundo y a un sentido diferente de causa y efecto. Sin embargo, los creyentes aún experimentamos la protección, comunicación y guía de Dios de maneras que desafían cualquier descripción.

La historia de los arcángeles en los templos de la ciudad

En la Ciudad de Buenos Aires hay dos parroquias bajo la advocación de San Miguel. La más antigua ubicada en Bartolomé Mitre y Suipacha, en el barrio de San Nicolás y otra cita en 24 de noviembre 1651, en el barrio de Parque Patricios casi en el límite con San Cristóbal.

Por su parte San Rafael Arcángel tiene su parroquia en Jose P. Varela 5272, en Villa Devoto, muy cerquita de Villa Real.

Por último, San Gabriel Arcángel posee su templo en la Avenida Rivadavia 9625 a un par de cuadras de la estación Villa Luro.

A %d blogueros les gusta esto: