La Iglesia Evangélica Metodista de Lomas de Zamora

La Iglesia Evangélica Metodista de Lomas de Zamora: La historia metodista en Lomas de Zamora, al sur del Gran Buenos Aires, comienza alrededor de 1890. En ese tiempo la gente de habla inglesa de Banfield decidió establecer una escuela dominical. La misma abrió en 1891 y se llamó Escuela Dominical Episcopal Metodista de Banfield. Dos años después se muda a una casa más espaciosa en Belgrano y Rincón, Banfield, donde operaba la escuela y se realizaban los servicios.

En 1894, la iglesia trasladó sus instalaciones a Lomas de Zamora, a un viejo almacén, donado por el Ferrocarril del Sur, en Meeks y Gorriti. El equipamiento era bastante precario: lámparas de queroseno para la iluminación y cajones de frutas como sillas. El primer banco de madera lo dona Adam Pearson, benefactora de la comunidad hasta su muerte en 1932.

La Iglesia Evangélica Metodista de Lomas de Zamora
La construcción de ladrillo visto es la original de 1896. Delante de ella el nártex colocado en 1930

Al año siguiente, los metodistas lograron adquirir un terreno de 1.604 m2 en la intersección de Boedogatan y Alem donde construyeron el templo actual. El edificio es de estilo neogótico de una sola nave se consagra en abril de 1896.  Desde entonces se le conoce como The Sanctuary (El Santuario) como es costumbre en las comunidades de rito reformado de habla inglesa.

Aunque el lote se ha dividido, el templo permanece en su ubicación original, aunque en 1904 se añadió un pórtico frente a la fachada. Pero la modificación más intensa se produjo en 1930, con la adición de un nártex que determina un acceso lateral, evitando el eje central de la entrada.

El interior de la Iglesia Evangélica Metodista de Lomas de Zamora

Su interior es austero pero elocuente desde el punto de vista del lenguaje que expresa y la función religiosa que cumple. Allí, la madera (sobre todo en el techo), las inscripciones votivas y el órgano de tubos juegan su papel, en armonía. El instrumento resalta en el altar desde 1904. De dos manuales y pedal, pertenece a la casa Gray & Davison y es un placer sentir su dulce melodía.

Respecto a los vitrales cabe destacar que le dan una luminosidad especial al templo. Muchos de ellos se realizaron en el país, en la casa Muschietti y Escalante. Llama la atención al visitante uno en particular uno de tres luces donde se representa al Señor como la Luz del Mundo.

El templo esta declarado Bien de Interés Histórico desde 2017.

A %d blogueros les gusta esto: