Oraciones católicas, por qué son importantes

La importancia de las oraciones católicas es porque establecen una relación personal con Dios. Por medio de ellas, el ferviente, se deja amar por Él y responde, del mismo modo a su amor. Ese instante de oración es sentir el encuentro con el Señor, es escucharlo y conversar con Él. La Iglesia Católica practica siete sacramentos. Muchos de ellos, como la oración, se adaptan fácilmente a la vida diaria, mientras que otros solo se dan una vez en la vida.

Por qué hablamos de la importancia de las oraciones católicas

Los católicos oran a Dios para que se desarrolle espiritualmente, y Dios tiene el poder de responder a esas oraciones. Cuando hablamos de la importancia de las oraciones católicas es porque estas están en el centro y en el origen de la vida de todo cristiano. Un cristiano que no reza se aparta de sus raíces, se vacía de energía.

Oraciones católicas, por qué son importantes

Oraciones determinadas

Las oraciones determinadas se dan, por ejemplo, en la Eucaristía. La oración del Padre Nuestro y el Credo son dos ejemplos de oraciones establecidas. El Padre Nuestro es un ejemplo de una oración transcendental. En ella se enfatiza la importancia del perdón y les recuerda a los católicos el poder de Dios.

Importancia de las oraciones católicas y la oración de La Magnífica

Para los católicos, la Virgen María es muy importante. De hecho, con sus apariciones a lo largo de los tiempos, se comunica con los feligreses. Ella es la elegida por Dios para concebir a su hijo. Decir María es decir pureza, mansedumbre y humildad.

La Iglesia Católica la distingue con tres nombres: Madre de Dios, Virgen María, Inmaculada Concepción. Ella tiene un fervor muy especial y son muchas las oraciones de consagración a la Virgen. Cuando el católico le reza a María, le pide que interceda ante Dios.

La oración de La Magnífica es un canto que Maria hace en San Lucas I, 46-55. Es un himno de alabanza que se puede aplicar a diferentes situaciones cuando el católico solicita ayuda. Es, sin duda, una oración grandiosa porque se refiere al pasado y al futuro.

En “Redemptoris Mater, nn. 35-37” San Juan Pablo II escribe

La Virgen Madre está constantemente presente en este camino de fe del Pueblo de Dios hacia la luz. Lo demuestra de modo especial el cántico del La Magnífica que, salido de la fe profunda de María en la Visitación, no deja de vibrar en el corazón de la Iglesia a través de los siglos. Lo prueba su recitación diaria en la liturgia de las Vísperas y en otros muchos momentos de devoción tanto personal como comunitaria.

Oraciones informales

Las oraciones informales no siguen un formato establecido y no requieren preparación. Pueden contener un elemento de reflexión personal y estas oraciones pueden realizarse en silencio. Se utilizan para comunicarse con Dios en privado y reflexionar sobre su relación con Él de una manera más personal.

Componentes claves de las oraciones

Durante el rezo el católico utiliza cuatro componentes clave de las oraciones formales. Ellos son:

  • Adoración:  Alabando a Dios, por ejemplo, «Querido Dios, sé que eres todo amor …»
  • Confesión: pedir perdón, por ejemplo, «Por favor, perdóname por lo que le he dicho a mi hermano sobre …»
  • Acción de Gracias: dar gracias a Dios, por ejemplo, «Gracias por que estoy sano y mi familia esta sana …»
  • Súplica: pedir algo, por ejemplo, «Dame energía sufiente para …»
  • Intercesión: Orar por alguien que pueda estar enfermo, por ejemplo, «Por favor, te pido por mi madre, porque salga bien de la operación».

Con todo lo expuesto deseamos aclarar la importancia de las oraciones para el pueblo católico. Esperamos ayuden a reflexionar.

A %d blogueros les gusta esto: