3 milagros de San Padre Pío que seguro no conocías

Conocido en todo el mundo simplemente como «San Padre Pío», San Pío de Pietrelcina ha sido llamado uno de los santos «más activos» de la Iglesia, y continúa obrando milagros para aquellos que oran por su intercesión.

El fraile John Zeller, de los Misioneros Franciscanos de la Palabra Eterna y director del departamento de peregrinaje del canal católico EWTN en Birmingham, Alabama, Estados Unidos, relató algunos milagros desconocidos en una entrevista realizada por la cadena de noticias católica CNA (Catholic News Agency).

El padre Zeller, por otra parte, es el orgulloso propietario de dos piezas de un vendaje empapado en sangre que San Padre Pío había envuelto alrededor de las heridas de sus estigmas en las manos. Esta reliquia de primera clase del Padre Pio se la dieron los superiores del Santuario de San Giovanni, en Italia.

El Sacerdote dijo que si bien inicialmente no tenía una devoción específica por San Padre Pio, desarrolló una después de hacer un viaje a San Giovanni Rotondo, después de la canonización de San Juan Pablo II en 2014. El sacerdote dijo que siente que la conexión repentina que se produjo se debe a que el Santo lo eligió a él, y no al revés.

Quién era San Padre Pio

San Padre Pio nació Francesco Forgione el 25 de mayo de 1887, en una devota familia católica en Pietrelcina, Italia. A la edad de 15 años, se unió a los Frailes Capuchinos y finalmente se convirtió en sacerdote de la orden.
San Padre Pio de Pietrelcina

San Padre Pio nació Francesco Forgione el 25 de mayo de 1887, en una devota familia católica en Pietrelcina, Italia. A la edad de 15 años, se unió a los Frailes Capuchinos y finalmente se convirtió en sacerdote de la orden.

A lo largo de su vida, San Padre Pio fue conocido como un místico que experimentó los estigmas durante 50 años. Se le han atribuido muchos milagros y maravillas, incluidos informes de curación, lectura del alma, levitación e incluso bilocación.

«He rezado con la gente y ha habido casos en los que ha habido, diría, algunas curaciones», dijo el sacerdote, explicando que la gente se acercará a él varios meses, incluso un año, después de que rezó con ellos y relatar experiencias de curación.

¿Cuáles son los milagros de San Padre Pio?

Una de esas experiencias sucedió durante un servicio de curación en el Santuario del Santísimo Sacramento en Hanceville en la fiesta de Nuestra Señora de Fátima. Zeller que, durante el servicio, él y otros dos sacerdotes oraron por personas frente a los dos vendajes empapados de sangre.

Mientras lo hacían, una mujer que sufría de ciática se acercó «y oré por ella», dijo el Padre Zeller, y señaló que la mujer se le acercó más tarde y contó que después de volver a su asiento, le dijo a su esposo «Estoy curada».

La ciática «es una condición de espalda muy grave que realmente no desaparece y es muy dolorosa», dijo el sacerdote, y señaló que «desapareció por completo» para esta mujer después de que él oró por ella con la reliquia.

Segundo Milagro

En otro caso, el Padre Zeller recordó que poco después de recibir la reliquia estaba hablando con un amigo y descubrió que su hija de 12 años había estado sufriendo una infección de oído que «no parecía desaparecer».

Le preguntó a la niña si podía orar por ella con su reliquia, y cuando ella dijo que sí, «se la mostré a su mamá y se la mostré y le dije ‘¿qué oreja es?'».

El Padre Zeller dijo que tan pronto como puso la reliquia en la oreja de la niña y comenzó a rezar, «se cayó al suelo. Se me escapó por completo de las manos».

«Debería haberla atrapado, pero no sabía lo que estaba pasando, estaba un poco asustado de que le pasara algo, pero se deslizó por completo de mis manos y cayó al suelo», dijo, señalando que mientras él estaba ansioso por la situación, la madre de la niña estaba tranquila.

«La infección del oído se le eliminó por completo», dijo, y señaló que, a partir de ese momento, «por lo que sé, ella no volvió a tener la infección del oído».

Tercer Milagro de San Padre Pio

En otro caso, «había una señora que tenía algún tipo de enfermedad cardíaca durante 40 años que había sufrido en su vida», dijo. Después de haber sido rezado con la reliquia de San Padre Pio ella está totalmente libre de su enfermedad. Refiriéndose a las curaciones, el Padre Zeller enfatizó que «ese no soy yo, esa es la intercesión de San Padre Pio».