Dos bellisimos retablos de la Catedral de Buenos Aires

En este artículo nos referiremos a dos bellos retablos de la Catedral Metropolitana. Haremos referencia en primer termino al de de San Martín de Tours. Este se encuentra ubicado en el nave izquierda del templo. Recordemos que el Santo es el patrono de la Ciudad. El costo de su fabricación lo asumió por un comerciante vasco, Gaspar de Santa Coloma según lo afirma el historiador Enrique de Gandía en su libro Buenos Aires colonial.

El retablo se encuentra sobre dos peldaños de mármol. Está realizado en madera de palo paraguayo tallado, policromado y dorado. El altar está sostenido por columnas de capitel compuesto. Todo está trabajado con el dorado a la hoja. En varias partes observamos detalles de estucados. En la hornacina central se encuentra la imagen de San Martín de Tours. No encontramos mucha información de ella. Algunos autores hacen referencia a que llegó a esta ciudad en 1838. Posee los atuendos de obispo. Porta en su mano derecha un báculo.

Debajo de la imagen central se encuentra María y el Niño Jesús. Debajo de la Sagrada Familia se encuentra la imagen de San Geminiano mártir. Se encuentra en forma horizontal dentro de un cajón transparente. Este Santo data del siglo III y es siracusano.

Superior a San Martín de Tours, se encuentra un bajo relieve que lo representa. Está realizado en dorado a la hoja. Sobre el bajo relieve se puede observar un vitral que representa la leyenda cuando San Martín vio un mendigo y lo cubrió con su capa.

Como cuidando el retablo encontramos ambos lados las imágenes de los patronos menores de la ciudad, San Bonifacio y San Sabino.

A la derecha del Altar Mayor se encuentra una lápida en donde descansan los restos de Monseñor Emilio Lafitte. Y a la izquierda el monumento al Arzobispo León Federico Aneiros, una obra del escultor Víctor de Pol, que es un mausoleo en mármol de Carrara y piedra, con la figura del prelado arrodillado en su centro.

Retablo  del Santísimo Sacramento

Este retablo fue construido en mármol y bronce. Imita el altar de la confesión de San Pedro, situado en la Basílica homónima de Roma. Posee un baldaquino de mármol con columnas de estilo barroco de granito ilustrado traído de Sierra Chica. La obra fue efectuada en 1943, por el arquitecto Enrique Martínez Castro.

Posee un Cristo de marfil y una pequeña capilla donde se deposita el Santísimo Sacramento, que anteriormente se hallaba en el altar del Santo Cristo. El sagrario que en 1935 la archicofradía había regalado para ser puesto en el nuevo altar del Santo Cristo, se trasladó al altar de la nueva capilla. Tiene 2 lámparas votivas a ambos lados. Encontramos también un antifonario dorado con la figura del agulaque que representa a San Juan Evangelista.

Los bancos son de madera. A la derecha hay una gran vitrina construida en 1979, en donde se encuentra la custodia. Hasta entonces había estado en tabernáculo giratorio del retablo mayor. La gran Custodia, fue realizada en plata por un autor anónimo, en el siglo XVII. La custodia original media 40centimetros y en el año 1934, con motivos del Congreso Eucarístico Internacional, se agrandó.

La custodia pesa alrededor de 110 kilos. y tiene dos metros y medio de altura. Está realizada en plata con incrustaciones de oro y piedras semipreciosas. Tiene alegorías a Europa y América. Esta realizado el esplendor del sol y sus rayos, en piedras nacionales. Se destacan las cuatro columnas, las puertas de hierro forjado que tienen todos sus elementos unidos con abrazaderas al estilo antiguo, sin remaches ni soldaduras.

Authorbaiglesias

I am Miguel Cabrerta Journalist and BA IGLESIAS founder`s . Currently living in Buenos Aires, Argentina. My interests range from religious tourism to writing. I am also interested in sports and running.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.