BA Iglesias ®

Las Iglesias de Buenos Aires estan llenas de historias, conocelas

Parroquia San Ambrosio

El Padre Alberto Petralito, párroco de la Sagrada Eucaristía, fue tras trasladado en 1960 a San Pablo. Se dio cuenta que mucha de la feligresía que acudía al templo lo hacia de una zona alejada llena de quintas. En su tarea evangélica por ese lugar dio cuenta de una casa que se vendía sobre la calle Elcano. Le transmitió a sus superiores la idea de erigir una nueva parroquia, y fue aceptada por monseñor Caggiano, Arzobispo de Buenos Aires, quien dicta el auto de erección en octubre de ese año.

El doctor César Ambrosio Tognoni, a quien conocía de la parroquia Sagrada Eucaristía y con quien había construido allí la escuela parroquial, decidió ayudarlo en su emprendimiento y sugirió la advocación de San Ambrosio, honrando de ese modo la memoria de su padre. La familia Tognoni , fue la propietaria de la primera fábrica de aceites vegetales en esta ciudad, fundada en 1896.

Se inició así la construcción del antiguo templo, que comprendía sólo poco más que la actual secretaría. Y, con justicia, Alberto Petralito fue designado como primer párroco. Como era tan pequeño, para Pascua y Navidad se celebraba misa en un chalet que prestaba un vecino, miembro de la comunidad. Pocos años después se compró el terreno lindero (actual templo, que era una casa de venta de artículos de pesca).

Las obras pudieron llevarse a cabo gracias a la fundación Tognoni y a la gente del barrio, que colaboró en todo momento. Como reconocimiento a su bienhechor, debajo del altar se encuentran sus restos y los de sus padres.

La idea era también hacer un hogar de ancianos y una guardería para niños, pero cuando falleció, su proyecto quedó sin ejecutarse. La obra aún no estaba terminada y continuó entonces con el antiguo Vicario Parroquial y ahora nuevo párroco Padre Eduardo Alejandro Janacek. En 1977 éste fue trasladado y llegó a San Ambrosio el Padre Otto Tempfli. La parroquia estaba “terminada”, pero aún había mucho por hacer, puso “manos a la obra y ojo en los detalles”, siempre con el mismo principio: no hacía las cosas por él sino por los que vendrían y para que las disfrutase toda la gente. Al fallecer el Padre Otto Tempfli vino el Padre Alejandro Diego Dario, tanto o más detallista que su antecesor, imprimiendo el estilo propio de una generación más joven.

El templo y la casa parroquial forman una misma estructura. La torre campanario se encuentra detrás y en el remate del frontis se encuentra una escultura del patrono. Debajo un roseton de considerables dimensiones con un vitral. No posee atrio y el acceso al pórtico esta protegido por un alero de paneles de vidrio. El interior es de una sola planta con un techo bajo recubierto de madera. Lo característico del altar mayor es que su techo tiene una estructura de vidrio que representa al espíritu santo.

San Ambrosio

Fue obispo de Milán del 374 al 397. Probablemente nació en 340, en Tréveris, Arles, o Lyon. Murió el 4 de abril de 397. Es uno de los más ilustres Padres y Doctores de la Iglesia, y fue escogido, muy apropiadamente, a una con San Agustín, San Juan Crisóstomo y San Atanasio, para ocupar la venerable Cátedra del Príncipe de los Apóstoles en la tribuna de San Pedro en Roma. Es el patrono de los abogados por la brillantez con la cual en su juventud desarrolló su profesión como tal. Asimismo, cuenta la leyenda que un día, cuando aún no sabía hablar, estando en el jardín de la residencia de su padre en Tréveris, acudió un enjambre de abejas a revolotear por su rostro, y que varias de ellas se deslizaron, sin picarle, en el interior de su boca. Por ello también se lo tiene como patrono de los apicultores.

A %d blogueros les gusta esto: