BA Iglesias ®

Las Iglesias de Buenos Aires estan llenas de historias, conocelas

Parroquia Nuestra Señora de las Victorias

Este conjunto arquitectónico de estilo neogótico compuesto por el convento y la iglesia de Nuestra Señora de las Victorias que ocupa 2600 metros cubiertos frente a la plaza Libertad, marcó el ingreso de los sacerdotes redentoristas en la Argentina.

En la década de  1870, Doña Magdalena Dorrego de Ortiz Basualdo, integrante de la Comisión de Damas Francesas de Caridad en lo que se llamaba  el Asilo del Norte, proyectó y llevó adelante la edificación de una iglesia. El esposo era dueño de estos terrenos. La considero  fundadora de las Victorias. Muy apoyada por el Padre Vicentino Tannoux, que  murió siendo Obispo de Martinica en el Caribe.

Monseñor León Aneiros elevó en 1874 al Superior Gobierno, una nota solicitando la autorización para una iglesia, ya que había crecido mucho la población entre San Nicolás y el Pilar, y la gente necesitaba mayor atención. Amancio Alcorta accedió a la petición.

El 25 de octubre de 1883 se inauguró lo que se llamó la capilla de Las Victorias. Esa mañana  habían arribado los 3 primeros sacerdotes redentoristas, que lo acompañaron a la bendición y firmaron en castellano P. Otón Jôrissen, P. Felipe Brameyer, P. Andrés Audrit, Hno. Alfonso. También estuvo presente el Siervo de Dios Don Antonio Solari.

En el Bautisterio las pinturas son distintas a las del templo. Son de estilo griego bizantino, más estilizadas, más espirituales. Lo básico son los colores.  El color azul es más espiritual y el color rojo es más terrenal, color de la sangre derramada por el sufrimiento de Cristo que muere en la cruz y el color azul simboliza el Espíritu Santo.

En el Presbiterio encontramos el cuadro de la Coronación de la Santísima Virgen que data de 1929.

En el retablo del antiguo altar mayor, que dejó de serlo en 1967, encontramos la imágen de Nuestra Señora de Las Victorias, traída de Paris. Ya estaba el día de la inauguración de la iglesia. Es una imagen bien tallada en madera con pliegues y repliegues.

Antiguamente el sagrario con el Santísimo estaba en el medio porque era lo principal, siguiendo la opinión de San Carlos Borromeo, aceptada en el Concilio de Trento. Pero en el Concilio Vaticano II se vuelve a la celebración de la Eucaristía como sacrificio y cambia de lugar. Las Imágenes de San José y San Alfonso acompañan a la Virgen. San José, Patrono de la CSsR, después de la Virgen y San Alfonso, Padre fundador de la congregación.

En el retablo del altar se ven cuatro símbolos que representan a los cuatro evangelistas: el ángel, a San Mateo; el león, a San Marcos; el buey, a San Lucas y el águila a San Juan. La explicación es porque San Mateo sigue la corriente teológica judía, en que Dios se comunica a través de un ángel. San Mateo cita “el ángel del Señor” y “El ángel del Señor le dice a José: Levántate, toma al Niño y a su Madre y huye a Egipto”. Y así, el ángel actúa en distintos momentos anunciando la voluntad de Dios.

A ambos lados del altar central están pintadas las cuatro virtudes cardinales. La Prudencia representada por una joven que espera al novio, sosteniendo en sus manos la lámpara encendida proveyéndose de aceite.  La Virtud de la Justicia, cuyo símbolo universal es la balanza y sus ojos vendados. La de la Fortaleza simbolizada por una joven que sostiene las
columnas del templo. Y por último la Templanza: una joven sostiene un espejo y una serpiente que modera la inclinación placentera del hombre.  Sobre el altar mayor las letras griegas: Alpha y Omega (hacia la derecha), significando Cristo, principio y fin y hacia la izquierda, el símbolo de Cristo Resucitado.

Desde la nave central mirando al Altar Mayor podemos ver dos altares laterales: el del Perpetuo Socorro, Patrona de las Misiones Redentoristas, a la derecha, y a la izquierda el altar del Sagrado Corazón. Don Orione llegó a la Argentina por primera vez en 1918-1919 y celebró misa dos veces en el altar del Perpetuo Socorro. Estos altares eran de madera, pero en 1923 se construyeron en mármol y abajo tienen cuadros de imitación mosaico veneciano. El cuadro bajo el Sagrado Corazón es Jesús con los discípulos de Emaús. Mientras que el cuadro que está abajo del Perpetuo Socorro es la Anunciación

En 1955, el Cardenal Copello la creó Parroquia, fijándose el 19 de Junio como día de su inauguración. Pero al 19, le precedió un triduo atípico. El 16:ataque con principios de incendio, profanada el 17, reconciliada el 18. El domingo 19 no hubo predicación, solo la lecturas de los decretos y la profesión de fe del primer párroco. En 1990 se procedió a la restauración de la fachada del templo. Un incendio en el subsuelo a fines de la década del 90 motivó una refacción integral de toda la planta baja en el año 2000, buscando una adecuación a las necesidades del trabajo parroquial.

Convento de los Misioneros Redentoristas

La primera alteración del edificio fue en 1897 cuando se suprimieron los locales comerciales que ocupaban la planta baja y se cambió el acceso desde la calle Libertad a la calle Paraguay (con lo que se modificó la fachada original). Esa puerta de la calle Paraguay, es actualmente la entrada a Secretaría.

Apenas terminó la Revolución del 90 se construyó el edificio de al lado, o sea, la casa de la comunidad redentorista, con entrada por la calle Libertad, ya que los Padres vivían enfrente hasta entonces, donde después se construyó el teatro Cervantes. En 1897 se hizo una nueva disposición de la casa y se abrió la entrada principal por la calle Paraguay.-

En 1905 los Padres adquirieron ocho metros más atrás de la capilla primitiva, alargando así el templo, y agregaron la llamada Capilla de Hombres. Esta tiene siete cuadros de los Siete Dolores de la Virgen. que son: La profecía de Simeón, La huída a Egipto, El Niño perdido en el Templo, Jesús con la cruz a cuestas en la calle de la amargura, La crucifixión, El descendimiento de Jesús de la cruz en brazos de María y María en la sepultura de Jesús.

En el techo de la capilla están pintadas las letanías lauretanas de la Virgen, en latín. Se las denomina lauretanas ya que provienen de Loreto. También podemos ver en el techo dos escudos : el escudo de la CSsR donde la cruz es siempre la figura principal, junto a los elementos de la Pasión y el escudo de San Pío X cuyos signos son el mar, el ancla, y el león de San Marcos. Estos símbolos nos recuerdan que este santo era Patriarca de Venecia

Epicentro de un conflicto armado

Uno de los episodios de la historia argentina más emblemáticos de fines del siglo XIX fue la insurrección armada conocida como la Revolución del Parque, que desembocaría en la conformación de la Unión Cívica Radical. Comenzó el 26 julio de 1890 a las 4 de la madrugada y se extendió hasta el 29 de julio, cuando se firmó la capitulación.

La torre de Las Victorias fue uno de los centros del fuego de la artillería de los 2 bandos enfrentados. Las tropas del gobierno marchan desde Retiro hacia la Plaza Libertad. Alli fueron repelidos por los revolucionarios acantonados en la iglesia. Historiadores afirman que las tropas leales sufrieron 300 bajas. A pesar de esta victoria las tropas rebeldes fueron llamadas a replegarse y las fuerzas del gobierno aprovecharon para reorganizarse y tomar la Plaza Libertad, donde instalaron el cuartel general. Los sacerdotes redentoristas anduvieron por las calles atendiendo a los heridos y fueron condecorados por el gobierno. La torre fue restaurada tiempo después.

Jorge Luis Borges

El 4 de agosto de 1967, Elsa Astete Millan (57 años) y Jorge L. Borges (67) se presentaron en el registro civil de la calle Talcahuano y se convirtieron en marido y mujer. Para la unión por Iglesia hubo que esperar unas semanas. Dieron el sí en la Iglesia Nuestra Señora de las Victorias, el 21 de septiembre. La ceremonia se inició con el ingreso del novio a las 16:20, del brazo de su madre. La novia se presentó con un vestido negro y un sombrero de tul rosa. A dos cuadras, el contraste era elocuente. En aquel tiempo, se celebraba la llegada de la primavera y el Día del Estudiante a lo largo de la avenida Santa Fe. Por lo tanto, aún en medio de la solemnidad del casamiento (donde se escuchó la célebre marcha de Mendelssohn y en la salida la de Wagner), el bullicio primaveral no pasaba desapercibido.

Elsa vivía entonces cerca de allí, en Talcahuano y Marcelo T. de Alvear, pero la fiesta íntima fue en lo de Borges. Hubo brindis combinado con entretenidas conversaciones sociales hasta que los invitados comenzaron a retirarse.

Gabriela Michetti

Quien fuera Vicejefa de Gobierno Porteño y vicepresidenta de Mauricio Macri, Gabriela Michetti era una asidua concurrtente de la Iglesia. Alli ella realizaba muchas tareas sociales ayudando a los padres Redentoristas. En su libro  Gabriela: Historia íntima de la mujer detrás de la política, sus autores Fernando Amato, María Del Sol Peralta aseguran que cuando la funcionaria cumplia tareas en la parroquia al atender el teléfono “bromeaba diciendo Iglesia del Tercer Mundo, buenas tardes”. También estuvo a punto de casarse alli pero en febrero, mes elegido para la boda, Las Victorias no casaba. Entonces lo hizo en Nuestra Señora del Carmen

Antonio Solari

Al ingresar en el templo llama la atención una tumba con la inscripción: “Antonio Solari, siervo de Dios, una vida llena de Dios, pasó haciendo el bien”, y sobre ella, su retrato. ¿Quién fue Antonio Solari? ¿qué hizo? ¿por qué está sepultado allí?

Laico redentorista, vicentino de corazón, fue un entusiasta apóstol de los necesitados, ejemplo de fe afectiva y efectiva en Cristo vivo, vivificante y vivificador. Buscó a Dios allí donde iba a encontrarlo: en los pobres, obreros, estudiantes, profesionales, encarcelados y a su vez, al reconocerlo y escucharlo, en todos los que lo buscaban.

Don Antonio hizo su apostolado en la parroquia de Las Victorias, desde la llegada de los primeros sacerdotes redentoristas en octubre de 1883 y continuó ininterrumpidamente, durante 64 años, hasta su muerte. Todos los que lo conocieron quedaron admirados por su bondad, buen ánimo, generosidad hasta el extremo, humildad y paciencia asombrosas que le granjearon fama de santidad en vida.

El arzobispo de Buenos Aires, monseñor Federico León Aneiros, le ofreció el cargo de Colector de Rentas del Arzobispado de Buenos Aires, oficio que desempeñó durante 54 años, recibiendo una alta estima por parte de los sucesivos arzobispos por su abnegación y responsabilidad. Ayudaba a los pobres en todas partes, extrayendo dinero de “su bolsillo inagotable”, y como fundador y presidente de la Conferencia de Vicentinos de la parroquia, junto a jóvenes profesionales y reconocidas personalidades de la cultura porteña, con quienes visitaba a los pobres semanalmente en sus hogares.

Humanamente podría decir, que Don Antonio era de bajo perfil por su sencillez en el trato, pero lleno del Espíritu Santo cuando convocaba a jóvenes de las calles y plazas para recibir la catequesis de iniciación. Con estos jóvenes Don Antonio formó la Asociación de Jóvenes Cristianos, colaboró con el Padre Federico Grote en la fundación de los Círculos Católicos de Obreros. Su gran amor por nuestra Madre lo motivó a fundar también la Archicofradía de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro.

Demolición frenada

En Las Victorias, la Justicia libró en 2012 una precautelar que paralizó la refacción que se había comenzado en los dormitorios de los sacerdotes redentoristas. El proyecto, que contaba con el aval de los Redentoristas, contemplaba hacer cuatro pisos nuevos sobre los tres que ya tiene el edificio.

María Carmen Arias Usandivaras, titular de la ONG Basta de Demoler, me explicó que “el convento, donde se casó Jorge Luis Borges en 1967 con Elisa Millán y que cobija en su interior la tumba de Antonio Solari, está catalogado como edificio con protección estructural. Lo que significa que en la propiedad sólo puedan efectuarse modificaciones muy menores que no afecten su fisonomía”.

En mayo de 2014 La Cámara en lo Contencioso Administrativo y Tributario de la Ciudad de Buenos Aires ratificó la prohibición de demoler la Iglesia y el Convento de las Victorias, que la propia Congregación del Santísimo Redentor pretendía demoler para erigir en su lugar una torre de departamentos.

El tribunal ratificó “la defensa del patrimonio histórico de la ciudad que iba a ser lesionado por la destrucción de una de las Iglesias más antiguas de Buenos Aires”, según explicó la abogada Amparo Casasbellas, representante de Basta de Demoler.

Miguel Cabrera ®

A %d blogueros les gusta esto: