Oraciones a la Virgen que desata los nudos

Oraciones a la Virgen que desata los nudos:

En una antigua iglesia de Alemania existe una imagen cuya copia llegó a Argentina en el año 1984 a través de un sacerdote que se sintió conmovido al observar en su lugar de origen la fe y culto que se le rendía a la advocación de Maria en ese país europeo. Ese sacerdote argentino es ahora el Papa Francisco.

La imagen de Nuestra Señora que Desata los Nudos es un cuadro pintado por Johan Schmittdner en el año 1700. El pintor recibió un pedido particular, retratar a la virgen con determinadas características. El pedido viene del sacerdote Hieronymus Von Langenmantel, a cargo de la iglesia de Saint Peter am Perlach, en Ausburgo. El sacerdote quería regalarle aquella virgen a un pariente suyo de la nobleza, quien estaba en crisis con su esposa.

Oraciones a la Virgen que desata los nudos

Las oraciones son la comunicación con Dios, escuchando Su Palabra, acogiendo su misteriosa presencia en cada uno de nosotros. A través de nuestra oración expresamos al Señor lo que hace nuestra vida, alegrías, penas, planes, esperanzas, para que el pueda llenarlos de Su Luz y Su Amor.
El Señor escucha nuestra oración con fe, confianza, gratitud. La escucha aún más cuando se hace juntos, una señal de nuestro amor fraternal.
La Virgen que Desata los Nudos es la madre en la fe que, más cerca de Dios que nosotros, apoya nuestra oración, nuestras súplicas, nuestro agradecimiento. Por eso te dejamos aquí estas Oraciones a la Virgen que Desata los Nudos

Descripción de la Virgen que desata los nudos

Parroquia San Jose del Talar y la Virgen que Desata los Nudos oraciones
Altar en la Parroquia San Jose del Talar – Foto Lucia Cabrera

Maria deshace nudos de dolor, de tristeza, de desamparo, soledad y desesperanza. La desatadora nació de la iluminación de este sacerdote que entendió que todos tenemos nudos en nuestras vidas y que debemos ponerlos en manos de la Virgen para que obre sobre ellos.

En la misma puede verse a Maria rodeada de Ángeles pequeños protegida por la luz del Espíritu Santo en el símbolo de una paloma sobre su cabeza. Se encuentra de pie pisando la cabeza de una serpiente. Un ángel a su izquierda le alcanza las cintas anudadas y otro ángel a su derecha recoge las cintas estiradas, sin nudos. Abajo del cuadro puede apreciarse a un hombre caminando a oscuras guiado por la compañía de un ángel, lo cual nos remite a San Rafael guiando en su camino a Tobías en su viaje para cobrar una deuda.

Esta imagen también puede interpretarse como la guía celestial por parte de los ángeles, auxiliares de Dios, en los oscuros caminos de la vida terrenal. La imagen de María desatadora de nudos tiene una clara referencia a los problemas humanos que se simbolizan como energías que atascan el normal flujo de comunicación entre Dios y los humanos, representados en cintas que la Virgen desata y destraba con ayuda de los Ángeles.

A %d blogueros les gusta esto: