Nuestra Señora de la Salud y el padre Meinvielle

La veneración a la Virgen de la Salud en el pueblo de Molinara, italia, está ligada a Versalles. El Padre Juan Vicente Emmanuele se dirigió en una carta al Padre Julio Meinvielle, donde le narraba:

En el año 1927, yo era empleado en la Curia Arzobispal, y, conversando con el entonces Vicario General Copello, le ofrecí la imagen de Nuestra Señora de la Salud. Una copia auténtica de la que se venera en mi pueblo Molinara, Provincia de Benevento, Italia. La haría si él se dignaba fundar una parroquia bajo el título Nuestra Señora de la Salud. Monseñor Copello aceptó la propuesta y yo le encargué al Arcipreste de mi pueblo la reproducción fiel de la venerada imagen. Un escultor de Nápoles se encargó de la obra, y, a los seis meses, la imagen -reproducción de la original- llegaba a Buenos Aires.

Emmanuele recibió la imagen y la llevó inicialmente a la parroquia San Ignacio. Una semana después la hizo trasladar a Versalles. El templo se ubica Bruselas 1018, esquina Marcos Sastre. Fabián González Arbas, en su libro “Los Scouts de Meinvielle”, cuenta que a fines de 1927, la Compañía de Tierras del Oeste, dueña de unos sembrados de verdura, decide fraccionarlos y venderlos. El Arzobispado de Buenos Aires compra siete lotes en la esquina de Marcos Sastre y Bruselas. Lo hace por medio de la Liga Cooperadora del Culto Católico.

En esos terrenos se edificó un salón de material cuya superficie era de 25 metros cuadrados. A la primera misa, donde sólo concurrieron nueve personas. En pocos meses, el salón había resultaba insuficiente. Se construyó otro de chapa contiguo al primero.

Cuatro años más tarde, el crecimiento de fieles obligó al Arzobispados a elevar el Oratorio al rango de Parroquia. El último día del año 1932  se dictó el decreto que dio origen a Nuestra Señora de la Salud.

En el oratorio original, sólo daba misas los domingos el Padre Antonio Roselli. Esto hizo esperar que sería el primer párroco de la flamante parroquia. No ocurrió así. El  Roselli fue destinado a Santa Ana y en Versalles se nombró al Padre Julio Meinvielle.

Llega el padre Julio

Fabián González Arbas relata en su libro citado:

era una radiante mañana de sábado, a fines del verano. Con los zapatos gastados y la sotana negra hasta los pies, que era de rigor, un joven sacerdote descendió del tren de una sola trocha de la pequeña estación de Versalles. Llevaba consigo todas sus pertenencias: una muda de ropa interior y una Biblia.

Sorteando ágilmente las calles de tierra y las zanjas que por entonces decoraban el paisaje, más rural que urbano, el Padre Julio recorrió las tres escasas cuadras que lo separaban de su destino: un templo de chapa acanalada cuyas ventanas no tenían vidrios.

Un vecino que lo esperaba le dio las dos llaves. No podía saber que pasaría allí los próximos 17 años de su vida; era el sábado 19 de marzo de 1933. 

Julio Ramón Meinvielle nació el 31 de agosto de 1905 en Buenos Aires. Estudió en el Seminario Pontificio de Villa Devoto. Se doctoró en filosofía y teología, ordenándose el 20 de diciembre de 1930. tomó posesión de su cargo el 19 de marzo de 1933, fiesta de San José.

A partir de su trabajo en esa parroquia dio el puntapié a una iniciativa de campamentos juveniles parroquiales, que se difundió entre otros colegas del sacerdocio. Años después, promovió la creación de la Unión Scouts Católicos Argentinos, que lo eligió como su primer secretario. El 7 de abril de 1937, dicha asociación fue reconocida por el cardenal Santiago Luis Copello, como asociación privada de fieles de la Iglesia católica.​ Fue también uno de los fundadores del Ateneo Popular de Versailles y de la Acción Católica Argentina

Authorbaiglesias

I am Miguel Cabrerta Journalist and BA IGLESIAS founder`s . Currently living in Buenos Aires, Argentina. My interests range from religious tourism to writing. I am also interested in sports and running.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.