Nuestra Señora de Buenos Aires

Nuestra Señora de Buenos Aires, tiene su Basílica en Gaona y Espinosa. El templo actual es el tercero de los edificados en ese terreno. El mismo lo donó Celina Bustamante de Beláustegui.  Entre finales del siglo XIX y principio del XX la edificación de la ciudad de Buenos Aires comenzó a elevarse. Entre las numerosas construcciones asomaron un sinfín de templos católicos. Esta multiplicación de templos tuvo como protagonistas a damas distinguidas. Matronas de las familias que, por aquellos años acumularon grandes fortunas, y contribuyeron al enriquecimiento de la arquitectura religiosa. Gracias a ellas se construyendo los mejores templos de la geografía porteña. En algunos casos el nombre de las mujeres estaba asociado al de sus esposos. Este es el caso de Celina,  esposa de Luis Belaustegi, Ministro de Justicia en 1897.

nuestra señora de buenos airesVolvamos a la Basílica Nuestra Señora de Buenos Aires y sus tres edificios. El primero, un modesto oratorio dedicado por los padres cordobeses Osan y Torres a San Pedro Nolasco, fundador de los mercedarios y bendecido por Monseñor Federico Ameiros el 17 de noviembre de 1893.

El 10 de marzo de 1894 Monseñor Antonio Espinosa bendijo la piedra fundamental de una capilla que se inauguro el 10 de agosto del mismo año 1894. Allí, en 1895. se celebró por primera vez en Buenos Aires a Nuestra Señora de Bonaria. Hoy es una de las aulas del colegio contiguo. El 21 de septiembre de 1897 se pasó a otra capilla construida por Nicolás González y bendecida también por Espinosa.

El 4 de agosto de 1918 se colocó y bendijo la piedra fundamental del actual templo. El 24 de septiembre se descubrió la imagen catalana de mármol de Nuestra Señora de la Merced a efectos de conmemorar los 700 años de la orden mercedaria en presencia de un representante papal. Fue inaugurada el 3 de diciembre 1932 y restaurada a principios de la década de 1990.

Una Anécdota

Al inaugurar la primera capilla, a falta de una estatua de Nuestra Señora de Buenos Aires, una vecina, Manuela Márquez, pintó al óleo un lienzo de la Virgen y lo regaló, y éste fue el primero que se puso a la veneración pública. El primer altar y la estatua, que es la misma que se venera ahora, son obsequio de Elvira Mercedes Ezcurra. La estatua fue bendecida solemnemente en la Merced el 25 de abril de 1897, lo mismo que dos campanas pequeñas, dedicadas a Nuestra Señora de Buenos Aires la una, y a San Pedro Nolasco la otra. Por fin en 1908 se construyó un campanario, colocándose en él dos campanas grandes de fundición alemana la una, la mayor, dedicada a nuestra Madre por la señora Serviliana de Márquez y la otra a Nuestra Señora de Buenos Aires, por los vecinos de la capilla.

baiglesias

I am Miguel Cabrerta Journalist and BA IGLESIAS founder`s . Currently living in Buenos Aires, Argentina. My interests range from religious tourism to writing. I am also interested in sports and running.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: