Marechal y San Bernardo

Si le preguntas a los abuelos del barrio de Villa Crespo por la iglesia del Cristo de las Manos Rotas te van a indicar como llegar a San Bernardo. Esto sucede por que al finalizar la obra en el frontispicio se colocó un Cristo cuya altura alcanzaba los dos metros. Debido a que el material usado para el mismo no era del todo bueno, con el tiempo sus manos comenzaron a deteriorarse hasta quedar totalmente destruidas. Debido a esta desidia en la construcción se la empezó a conocer como la iglesia del “Cristo de las Manos Rotas”. En 1926 se realizó una restauración pero volvió a ocurrir lo mismo, con lo que se decidió retirarla del lugar a finales del siglo XX.

Hoy si te parás frente al templo, Gurruchaga 165 y miras al frontispicio te encontraras con la imagen del Sagrado Corazón, en un color diferente al resto del frontis

san bernardo abad.jpg

En el prólogo de la novela de Leopoldo Marechal, Adan Buenosayres, se lee:

Consagré los días que siguieron a la lectura de los dos manuscritos que Adán Buenosayres me había confiado en la hora de su muerte, a saber: el Cuaderno de Tapas Azules y el Viaje a la Oscura Ciudad de Cacodelphia … en que ángeles y demonios pelearon por su alma en Villa Crespo, frente a la iglesia de San Bernardo, ante la figura inmóvil del Cristo de la Mano Rota

Y luego en otra parte del libro:

Mientras deliberaban sus compañeros, Adan oyó los bronces de San Bernardo que tañian las dos y media de la madrugada, y vio el reloj amarillo como la cara de un muerto, allá en lo alto de la torre … Fosforescente como el ojo de un gato, el reloj de San Bernardo atisba desde su torre: no queda ya en el aire ni una vibración de la última campanada, y el silencio fluye ahora de lo alto, sangre de campanas muertas. Inesperadamente, una ráfaga traidora sacude los árboles, que se ponen a lloriquear como niño … Irresoluto aún, Adán Buenosayres volvió a mirar el reloj fantasmagórico de San Bernardo y la desierta calle Gurruchaga por la que debería regresar

El café notable “San Bernardo”, inaugurado en 1912, debe su nombre a la parroquia. Dicen que, como asiduo concurrente, Marechal se inspiró para escribir su obra cumbre.

Authorbaiglesias

I am Miguel Cabrerta Journalist and BA IGLESIAS founder`s . Currently living in Buenos Aires, Argentina. My interests range from religious tourism to writing. I am also interested in sports and running.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.