Un Inesperado Hallazgo en San Francisco de Asis

El remate de la fachada del templo de San Francisco de Asis, en el barrio de Montserrat, contiene un grupo escultórico de cuatro figuras. El santo Francisco esta flanqueado por Dante Alighieri, por el pintor Giotto y, arrodillado ante él, Cristóbal Colón. ¿Por qué este elenco? Porque los tres personajes eran hermanos de las órdenes menores de San Francisco.

Las esculturas se realizaron en Buenos Aires el artista alemán, Antonio Voegele. Él llegó muy joven a estas costas y se quedó. Primero con estudio propio y luego con socios italianos y criollos. Voegele modeló las figuras hacia 1910 en su atelier. El conjunto se izó e instó al terminar las obras de remodelación de la basílica.

En Marzo de 2007 el estudio de arquitectura Leguizamon Escurra comenzó con un master plan de refacción. El mismo propuso restaurar por etapas el claustro y la Basílica. Tambien un centro cultural que integre el museo de arte sacro, el archivo y la biblioteca del convento.

El Hallazgo

La gran sorpresa fue que al intervenir la figura del Dante, apareció en el interior de la cabeza una cápsula del tiempo. Los arquitectos y la escultora Romina Bardone, gerente del estudio, encontraron una lata de metal, como las que se usaban para el té, decorada con chinescos. Estaba atada como un paquete con cables de luz, de los forrados en tela. Dentro había una hoja del diario La Prensa de principios de agosto de 1908. También una hoja del diario de Innsbruck, ciudad natal de Voegele. Junto a cuatro monedas de cobre argentinas de entre 1880 y 1890, un frasco esmerilado. Además un sobre con la leyenda “Yo saludo a quien encuentre estos escritos”. Los profesionales abrieron el sobre y encontraron esta carta:

“Estas estatuas fueron hechas por el escultor Antonio Voegele, natural de Innsbruck, capital de la provincia de Austria, que llegó hace 26 años a la edad de 22 a Buenos Aires. El arquitecto de esta obra fue el Señor Don Ernesto Sackmann.La colocación y modelaje fue hecho y dirigido por el Señor Don José Laranglía, natural de Ingone provincia de Milán. Este señor trabajó desde los 22 años en el taller y es entendido en 10 por ciento de la ganancia.Lo mismo trabajó en la … el Señor Carlo Cerviño natural de la Lombardía (Italia). El capataz de la obra fue el Señor Don Juan Puntel natural de Veneto. La obra fue pagada por el Señor Don Santos Unzué y Señora. Cada estatua costó $1500 que es el equivalente de 650 pesos oro de moneda de libras esterlinas. Deseo que Dios y San Francisco protejan esta obra y le den una larga existencia” Antonio Voegele

© Miguel Cabrera

Authorbaiglesias

I am Miguel Cabrerta Journalist and BA IGLESIAS founder`s . Currently living in Buenos Aires, Argentina. My interests range from religious tourism to writing. I am also interested in sports and running.

Deja un comentario