Complejo Histórico Santa Felicitas

Durante una recorrida por el tradicional barrio porteño de Barracas no puede faltar una visita a el imponente Complejo Histórico Santa Felicitas. Lo forman: la Iglesia Santa Felicitas; el antiguo Oratorio de los Álzaga y su Quinta, hoy Plaza Colombia. Tambien un sistema de Túneles del 1893, y el llamado Templo Escondido. El acceso al espacio cultural es por Pinzón 1480.

Complejo Histórico Santa Felicitas iglesia
Iglesia Santa Felicitas, Nave Principal – Foto: LuciaCabrera.ph

La Iglesia, por su valor histórico y arquitectónico, se destaca entre el patrimonio de la Ciudad. Sin embargo la falta de mantenimiento interior muestran una cara triste del monumento. Hay paredes descascaradas en la nave central y rasgos de humedad que afloran por todos lados.  Dentro del templo, el olor a humedad se adueña del espacio. Parte de la mampostería está saltada. En la primitiva capilla de los Álzaga, detrás de la nave principal, las paredes lucen abandonadas y agrietadas.

Santa Felicitas

El templo impresiona por la originalidad de sus líneas, la esbeltez de sus torres y las figuras de ángeles dispuestas en simetría. En el nartéx se encuentran dos esculturas de mármol de Carrara. A la derecha el yerno de los donantes, con la siguiente inscripción: “+ Martín de Álzaga – Marzo 17 de 1870”. A la izquierda una madre con su hijo donde se lee “+ Felicitas G. de Álzaga – Enero de 1872” y “+ Félix de Álzaga – Octubre 3 de 1869”. Las fechas indican el día del fallecimiento. No tuvimos explicación de porque el de Felicitas sólo dice el mes. La muchacha falleció el 30 de enero de 1872 y con su muerte nació una leyenda que supo conservarse pese al paso del tiempo.

El interior del templo es de una sola nave con crucero y cúpula. Llama la atención por la riqueza de su decorado., Se basa en una buena combinación de mármoles, estucos, y pinturas de mérito. La bóveda del crucero ha sido decorada con escenas simbólicas en la que resaltan los dorados. El altar mayor, los laterales y el púlpito son de mampostería policromada. En los cuatro ángulos del crucero se encuentran las imágenes de los Doce Apóstoles.

En la antesacristía se pueden ver los bustos de los donantes: Doña Felicitas Cueto de Guerrero y Don Carlos J. Guerrero. La sacristía es el antiguo oratorio de la mansión. Allí está el altar donde la familia pensaba alojar el cajón con los restos de su difunta hija.  Cuando solicitaron permiso a la Curia esta lo negó. Por eso Felicitas Guerrero de Álzaga descansa en el cementerio de la Recoleta.La Iglesia de Santa Felicitas fue abierta al culto el 30 de enero de 1876, en ocasión de cumplirse el cuarto aniversario de la trágica muerte de la señora de Álzaga.

El resto del Complejo Histórico Santa Felicitas

En los jardines aledaños al templo existe una reproducción de la Gruta de Lourdes, obra dirigida por el ingeniero G. Kreutzer. Inaugurada el 8 de diciembre de 1898 y las esculturas se deben al artista italiano Juan Bellotti.

Complejo Histórico Santa Felicitas quinta de alzaga
La Quinta de Álzaga, actual Plaza Colombia, donde fue asesinada Felicitas Guerrero en 1872.

Un Templo Escondido está en el segundo piso de esa escuela e iba a ser su oratorio. Es una réplica reducida del interior del Sntuario de Notre Dame en Lourdes, Francia. Posee 28 vitrales franceses de gran valor patrimonial realizados por Gustave Pierre Dagrant, la misma que realizó los de la Basílica de Lujan.

Complejo Histórico Santa Felicitas templo escondido

El templo nunca fue consagrado como espacio sacro, alli el sacerdote Alejo Rouseaud se suicidó. La historia recuerda que durante la construccion del colegio se pidió un prestamo bancario. El padre enviaba a un empleado a pagar al banco regularmente. Luego de varios meses llega una orden de embargo, el Padre Alejo comprueba que fue estafado y sin consuelo se quita la vida.

Complejo Histórico Santa Felicitas tuneles

Con entrada por Pinzón sin número, está ubicado el acceso a los túneles del Complejo Histórico Santa Felicitas. Los padres lourdistas levantaron el edificio en 1893. Ocho años después se inauguró como un colegio de varones. En estos túneles, originariamente, se almacenaban alimentos. El acceso es con visita guiada, según programa anual. Las salas temáticas están dedicadas a las Industrias y Oficios, los Inmigrantes, el Puerto, la Ciudad, la arqueología barrial, el Museo de Sitio y el espacio Cinema.

El templo se puede visitar los últimos sábados y domingos de cada mes. Mas información clic aqui

Portada Foto: LuciaCabrera.ph

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: