Catedral Nuestra Señora del Rosario en Azul

La Catedral Nuestra Señora del Rosario en Azul tienen sus orígenes de la mano del Coronel Pedro Burgos. El funda, en diciembre de 1832, el fuerte San Serapio Mártir. El poblado que se fue formando tomó el nombre del arroyo que pasa por el lugar, y que los araucanos llamaban “Calvú”, es decir: “Azul”.

Con esa caravana colonizadora llegó el Fray Hipólito Castañón. El franciscano tenia como mandato evangelizar al nativo, tanto sea criollo o un miembro de los pueblos originarios. Castañón murió luego del ataque de un malón y lo sucedieron los padres mercedarios Manuel del Carmen Roguer y Pablo Conget.

La capilla del Fuerte San Serapio Mártir, estaba ubicada donde hoy se encuentra la Catedral Nuestra Señora del Rosario . Ese templo de adobe se reemplaza por otro de material a mediados del siglo XIX.

Imagen de Nuestra Señora del Rosario traída por Fray Hipólito Castañón
Imagen de Nuestra Señora del Rosario traída por Fray Hipólito Castañón

Conforme con la pujanza de la nueva ciudad, se proyecta un templo mayor. La piedra fundamental recién pudo colocarse en 1899,  comenzando a levantarse la Catedral Nuestra Señora del Rosario de estilo gótico.

En uno de los vitrales de la Catedral Nuestra Señora del Rosario se observa a San Serapio con su manto mercedario, una palma en su mano derecha y una cadena rota, atributos de su martirio. Monseñor León Federico Aneiros visitó la ciudad y recomendó la colocación de una imagen del Santo en el Altar de la Catedral. Cuarenta y ocho años después su deseo se cumplió. La imagen se observa a la derecha del Altar Mayor de la Catedral.

Nace la Catedral Nuestra Señora del Rosario

La Diócesis de Azul se crea por la Bula Nobilis Argentinae Nations Ecclesia de S.S. Pío XI, el 20 de abril de 1934.

“(…) Elevamos al grado y dignidad de iglesias catedrales a cada una de las iglesias de estas nuevas Diócesis, en las que constituimos la cátedra del Obispo y los derechos y privilegios, honores, insignias y favores que gozan por derecho común las demás iglesias catedrales y sus obispos y a éstos también les imponemos las cargas y obligaciones con que están ligados los demás prelados en todo el orbe”.

Al templo lo diseñaron los ingenieros Juan Ochoa, W. Pitman y Charles Evans Medhurst.  En ella se pueden apreciar sus imponentes campanas y luminosos vitrales originarios de Francia a principios del siglo XX y en el altar mayor una importante imagen de Nuestra Señora del Rosario, patrona de la ciudad, traída de Italia en 1863.

La imagen de Nuestra Señora del Rosario que preside el retablo mayor se entronó en 1863, en el anterior templo demolido en 1899. La imagen es de origen italiano, de madera, policromada, tallada en una única pieza. En su corona de plata y oro lleva grabada la fecha “20 de mayo de 1865” y el nombre “José Zabala”, seguramente el donante.

Azul y su patrono

El mercedario Pablo Conget, luego de la muerte de Castañon, quedó como capellán del fuerte. Según la mayoría de los autores, el Padre Conget fue quien puso bajo la advocación de San Serapio al incipiente poblado del Azul, al ser él mercedario como el mártir. Sin embargo, un documento pone en duda lo dicho ya que, el Sacerdote fue nombrado Capellán castrense del Fuerte en agosto de 1834. Pero, una carta fechada el 22 de julio del mismo año notifica que el ministro de guerra y marina, general Tomás Guido, informaba al Ministro Secretario de Hacienda dándole cuenta que los sueldos asignados al brigadier general Juan Manuel de Rosas por su campaña de 1833-1834, fueron donados por éste a beneficio del “…Pueblo Azul de San Serapio Mártir”.

Un comentario en «Catedral Nuestra Señora del Rosario en Azul»

  • el 01/16/2021 a las 17:00
    Enlace permanente

    Se conservan fotos del templo que fue reemplazado por la catedral gotica de Nuestra Señora del Rosario en 1906, en Azul ?

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.