San Cristóbal, y la tozudez de un capellán

San Cristóbal, primero capilla y luego parroquia se consolida gracias a la obra del padre Juan de Dios Arenas. Él se hizo cargo de la capilla que dió nombre al barrio. La historia comienza a mitad del siglo XIX. En esa época las esquinas de San Juan y Jujuy no existían tal cual las conocemos. El lugar era inhóspito, desolado. Tanto que el promedio de permanencia de los capellanes era de 5 días.

La Capilla estaba improvisada en una casa antigua en San Juan 2416.  Su dueño era un católico ferviente. El Coronel Juan Antonio Garretón. Quien nació en Concepción, Chile, en 1796. En 1811 llegó a Buenos Aires. formando parte de una fuerza que el gobierno chileno envió en auxilio de los patriotas argentinos. En 1812 se incorporó al ejército nuestro como artillero.  Tuvo una activa participación en las batallas posteriores a 1816. Y fundamentalmente en la Vuelta de Obligado. También fue edecán de Juan Manuel de Rosas durante su campaña del desierto. En 1866 donó un cuarto de manzana, sobre Jujuy, para que se construyera una iglesia.

El padre Juan

El padre Juan se hizo cargo de la capilla el 17 de mayo de 1875. Estuvo allí durante 11 años. Nacido en Morón de la Frontera, en Sevilla el 8 de marzo de 1826.  Llegó a Buenos Aires en 1867. En ese mismo año fue nombrado teniente-cura de San José de Flores.

A poco de llegar, se dio cuenta que los niños del lugar no asistían a la escuela por lo lejana que ésta estaba, por lo que en la misma capilla fundó una escuelita para niños pobres. Otra de sus primeras tareas fue ir reuniendo fondos para la construcción del templo. Instaló las “Fiestas de San Cristóbal”, que duraban algunos días, con bandas de música, corridas de sortija. Después de varios años, el resultado de estas fiestas acabó por permitirle habilitar una nave del templo.

En 1886 Arenas se enfrenta al primer Arzobispo de Buenos Aires, quien terminó excomulgandolo. El asunto llegó a la Corte Suprema, quien falló en contra del sacerdote. El conflicto tuvo que ver con la independencia de la Iglesia tras la federalización de la Ciudad de Buenos Aires.

La Inauguración

El domingo 10 de febrero de 1884 fue un día de fiesta para la Parroquia. El diario El Nacional lo relataba asi:

Desde temprano se notaba gran animación en ese apartado y silencioso barrio. En la plaza y adyacencias se había colocado gran número de carpas, así como banderas y arcos triunfales.

No era para menos ya que el presidente de la República, Julio A. Roca, y Ana Urquiza de Victorica, esposa del ministro de Guerra, habían anunciado su visita y serían los padrinos del templo. Esto había convulsionado al barrio.

Como dato anecdótico al edificio inaugurado le faltaba terminar el techo de la torre-campanario. En las cercanías de la parroquia se encontraba el regimiento 1º de Infantería, con sus uniformes de gala.

La crónica a la que pude acceder relata que a las 10:00 se inició la fiesta religiosa de la inauguración. El templo fue bendecido por el arzobispo de Buenos Aires doctor Aneiros. Se repartieron medallas de plata entre los asistentes con la siguiente inscripción: “Inauguración Iglesia San Cristóbal – 10 de febrero de 1884” y en el reverso “La Comisión del Templo”.

baiglesias

I am Miguel Cabrerta Journalist and BA IGLESIAS founder`s . Currently living in Buenos Aires, Argentina. My interests range from religious tourism to writing. I am also interested in sports and running.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: