Qué son los Salmos

Los salmos son poemas, oraciones tradicionales del pueblo de Israel. Son la palabra de las personas que desean comunicarse con Dios. Utilizados por el mismo Jesús, formaron la colección de canciones para el culto: alabanza, súplicas, perdón, acción de gracias.

El Libro de los Salmos, comúnmente conocido simplemente como Salmos o Alabanzas, es el primer libro de los Ketuvim (Escritos), la tercera sección del Tanaj y un libro del Antiguo Testamento cristiano. El título se deriva de la traducción griega, ψαλμοί , psalmoi , que significa algo así como: música instrumental y, por añadidura, las palabras que acompañan a la música.  El libro agrupa salmos individuales, son 150 en la tradición cristiana judía y occidental y más en las iglesias cristianas orientales.

El Libro de los Salmos está dividido en cinco partes, cada una de ellas se cierra con una doxología (es decir, una bendición). Estas partes tal vez la introdujeron los editores finales como una forma de calcar la división quíntuple de la Torá.

Los salmos tienen números correlativos, siempre van precedidos por la abreviatura «Ps». La numeración de los Salmos es distinta entre los manuscritos hebreos y griegos. Por su parte las traducciones protestantes (luterana, anglicana, calvinista) usan la numeración hebrea. En cambio, las otras tradiciones cristianas varían:

  • Los textos litúrgicos oficiales católicos romanos, como el Misal Romano, utilizan la numeración griega.
  • Las traducciones católicas romanas modernas a usan la numeración hebrea (teniendo en cuenta el número griego).
  • Las traducciones ortodoxas orientales y católicas orientales usan la numeración griega (teniendo en cuenta el número hebreo).

¿Cómo orar con los salmos?

¿Cómo se debe leer el salmo?

Un tiempo de oración es un momento privilegiado de encuentro con Dios mismo. Así que para vivir esta cita y no perderla. Los sacerdotes indican seguir estos pasos antes de orar:

  1. Prepárese agendando la hora en que se harán, como arreglar una cita con un amigo.
  2. Ponerse bajo la mirada de Dios y predispuesto a escucharlo.
  3. Lee lentamente el Salmo. Estar atento a las imágenes utilizadas, a las peticiones expresadas, al ritmo de frases, estrofas.
  4. Recoger lo que se eleva al final de ese tiempo de oración (acción de gracias, súplica, etc.); hablando con Jesús como quien habla con su amigo

¿Son solo cristianos?

Los Salmos contiene un tesoro religioso y espiritual único, sin igual en la literatura mundial. Proporcionan una síntesis de toda la enseñanza del Antiguo Testamento y reflejan la conciencia de un pueblo esencialmente creyente. Un pueblo que, a pesar de todo tipo de vicisitudes, se mantuvo fiel a Dios. En cada uno de los salmos podemos encontrar el alma sensible y extraordinariamente sincera de un hombre que ora cantando porque siente que es la mejor manera de alabar a Dios.

Recordemos que el pueblo judío siempre corría el riesgo de ser tentado o forzado a la idolatría por los pueblos vecinos. Pero todo el clima de los salmos es uno de estricto monoteísmo. La fe en un Dios, que es personal, que recompensa al hombre, que es creador y señor de todo el universo, su rey y juez soberano. Es él quien regula el curso de la historia; nada puede resistirse a él; él es infinito y todopoderoso. Su único propósito es su propia gloria. No tiene rivales.

Y no sólo en el Antiguo Testamento. Los salmos también fueron recitados por Jesús y por María, por los apóstoles y los primeros mártires cristianos. La Iglesia los ha tomado como su oración oficial, para ser recitados todos los días por sacerdotes y religiosos en, por ejemplo, la liturgia de las horas.

A %d blogueros les gusta esto: