BA Iglesias ®

Las Iglesias de Buenos Aires estan llenas de historias, conocelas

Parroquia y Santuario de San Pantaleon

La devoción por San Cayetano en nuestra ciudad comenzó en 1941 cuando dieciocho italianos naturales y descendientes del pueblo de Borgo, partido de Montoro fundan la Sociedad Italiana “Devotos de San Pantaleón” cuyo fin sería la veneración pública del Santo Protector de su pueblo italiano en Buenos Aires. Al año siguiente se bendice y entroniza la imagen del santo en la Parroquia San Roque de Villa Ortúzar, una réplica de la imagen de Borgo. Recién en 1958 se construye en allí un altar de mármol para la imagen de San Pantaleón, en cuyo frente se destaca el relieve del Santuario de Borgo Montoro.

En 1962 el Intendente Municipal concede una fracción de terreno del Barrio Los Perales al Arzobispado de Buenos Aires; quien toma posesión en el mes de diciembre. Dos años después el santo ya tiene su propia parroquia y se nombraba al frente de ella al Padre Luis Cimino. Este santuario es el primero dedicado al santo en América.

prefabricadaSe arma una prefabricada de 6 por 4 metros y se coloca un altar procedente de la Parroquia Nuestra Señora de la Misericordia del mismo barrio, conseguido por Cimino y en el cuál él celebrara su primera Misa. En la parte superior del mismo se ubicó una repisa para la imagen del Santo; dos lámparas y seis bancos, sobre el piso de tierra. Para vivienda del sacerdote y lugar de reuniones, se solicitó a la entonces Municipalidad de la ciudad la donación de dos tranvías en desuso que se adaptaron para tal fin.

El 21 de Junio de 1964 se celebra el primer bautismo con el cual se inauguró la Pila Bautismal y el libro de bautismos. Y el 7 de julio, de ese mismo año se celebra el primer casamiento.

primer temploEn 1965 se construye la nueva Capilla de material y la prefabricada pasa a ocuparse como Santería. Monseñor Antonio Rocca bendice el nuevo Templo y se descubre una mayólica con la imagen del Santo Patrono ubicada sobre la puerta principal de la Iglesia.

El 27 de julio de 1970 Monseñor. Adolfo Arana expone a la veneración pública una reliquia de San Pantaleón obsequiada al Padre Cimino en Venecia por quien sería después Juan Pablo I: el Card. Albino Luciani. La misma es parte de un hueso del brazo, y mide aproximadamente 8 cms.

Ante la creciente cantidad de personas que asisten a solicitarle favores al patrono de los enfermos, se decide la construcción de un nuevo templo mas amplio. Es asi que a mediadios de 1980 se bendice y coloca la piedra fundamental en la esquina de Monte y Andalgalá. La construcción es simple, el frente, de corte recto tiene una ventana grande circular de vidrio partido en cuatro. La entrada principal es un amplio portón de dos hojas ubicado en el costado derecho. El interior con piso cerámico y ladrillo a la vista en las paredes, es también de líneas simples y estructura moderna; los ventanales no tienen vitrales y hay pocas imágenes. El altar está ubicado a la izquierda
de la entrada y frente a él hay varias hileras de bancos de madera.
procesion

Todos los 27 de julio se realiza la procesión donde la imagen del santo recorre las calles del barrio. Ese día miles de peregrinos llegan al santuario para dar gracias, o solicitarle algún favor. En esos días el espacio llamado “el descanso del peregrino” que cuenta con una zona de mesas, parrilla y bebidas al final del patio y es utilizado para descansar y reponer energías.

Imágenes

San Pantaleón, se encuentra en un salón de planta rectangular con ábside en el fondo, una mesa con un libro de intenciones cerca de la entrada, a la derecha hay una alcancía, una figura de la Virgen de Luján. La imagen de San Pantaleón se destaca por tener los brazos abiertos y estar junto a un árbol.
San Cayetano, está ubicado sobre un pedestal de madera
Virgen de Luján, ubicada también sobre un pedestal de madera con alcancía, que está cubierta por placas pequeñas de bronce. Junto a ella hay un cartel que dice “Madre guía y acompaña a tu pueblo”.
San Roque, la imagen es de mayores dimensiones que las anteriores y está rodeada de fotos de perros, algunas de las cuales tienen inscripciones como por ej. “me perdí en Tandil”.
Virgen de Guadalupe rodeada de velas y flores.

Testimonios de milagros

Reproducimos el testimonio de Liliana Ines Etcheverry que nos dejo en nuestra pagina de Facebook:

Mi hija nació prematura sin esperanza de vida!!!!recibió todos los cuidados y la atencion necesaria pero sin esperanzas llego a mis manos una estampita de SAN PANTALEON!!! ME AFERRE TANTO Y LE PEDI CON TANTA FE !!! Que. MI HIJA EMPEZO A MEJORAR LENTAMENTE Y PROGRESIVO HOY MI HIJA TIENE 29 AÑOS !! SANA Y FELIZ !! ME HA DADO UN NIETO HERMOSO!! NO LE HAN QUEDADO SECUELAS A PESAR DEL TRAMIENTO TAN INVASIVO QUE TUVO!!! GRACIAS SANTITO AMADO GRACIAS!!! AMEN!!!

Historia del Barrio Los Perales

El Barrio Los Perales, hoy Manuel Dorrego, es una miniciudad de 45 pabellones de tres pisos equipada con escuela, biblioteca, negocios (aunque ahora la mayoría están cerrados), juegos, canchas de fútbol, basquet y tenis (y el estadio de Chicago, que está adentro del barrio), una pileta olímpica y la capilla que fue construida con posterioridad tal cual mencioné. Está en los límites de Mataderos, enfrente del Mercado y cerca de la que era la mayor fuente de trabajo del barrio: el ex-frigorífico Lisandro De La Torre, ahora Roemmers. Es un barrio hermoso, a pesar de que esté muy estropeado por el paso del tiempo y la falta de mantenimiento. La piedra fundamental del barrio fue colocada el 13 de septiembre de 1947, durante un acto encabezado por el ministro de obras públicas Guillermo Borda. Se terminó hacia 1949 y junto con las viviendas fue inaugurada la Escuela, adonde se impartió enseñanza primaria tanto a los niños del barrio como de la villa de emergencia nº15, contigua al conjunto. De hecho, muchos de los habitantes de Los Perales lo fueron antes de este asentamiento precario.

La Sangre de San Pantaleón

Aún no hay una explicación verosímil sobre las razones del fenómeno, pero el caso es que se repite todos los veranos europeos desde hace cientos de años. Cada 27 de julio, la sangre del mártir San Pantaleón que contiene la ampolla conservada en la Iglesia del Real Monasterio de la Encarnación pasa de estado sólido a líquido. Es decir, se licúa sin motivo aparente.

San Pantaleón, oriundo de Nicomedia (en la actual Turquía), murió el 27 de julio del año 305 perseguido por el emperador Dioclesiano. Sus delitos fueron ejercer la medicina gratuitamente, lo que suscitó la envidia y el resentimiento de sus colegas de la época, y negarse a apostatar de la fe cristiana. Tras ser ejecutado (tras una inenarrable tortura que acabó en decapitación) junto a sus compañeros Hermolao, Hermipo y Hermócrates, sus reliquias y restos fueron recogidos por creyentes cristianos y trasladados a lugares como San Denis (París), Lyon, Skopje, Gorno Nerezi (Macedonia), San Petersburgo (Rusia), el Monte Athos (Grecia), el monasterio de Gandzasar Monastery y Nagorno Karabakh (Armenia), y varios frasquitos con su sangre fueron escondidos en varios santuarios del mundo, entre ellos el de Ravello en Nápoles.

De allí se cree que procede la ampolla que se exhibe en Madrid, tras ser donada en el siglo XVII por el virrey de Nápoles y conde de Miranda, yendo a parar al monasterio de la Encarnación cuando su hija sor Aldonza del Santísimo Sacramento ingresó en el convento como novicia.

Desde entonces, según cuentan los escritos, no ha habido ningún año en que haya dejado de suceder el fenómeno de licuación al llegar el 27 de julio. La Iglesia no se ha pronunciado oficialmente así que este hecho no ha sido reconocido como milagro, pero tampoco se han autorizado análisis científicos que permitan dar una explicación al margen de la creencia religiosa.

A %d blogueros les gusta esto: