Parroquia Universitaria San Lucas

La actual Parroquia es el único edificio que sobrevive en el espacio donde, en 1881, se inauguró el primer Hospital de Buenos Aires (luego llamado de Clínicas), del cual formaba parte.

Patio central del viejo hospital con la capilla 1884

Todo el complejo (el hospital y la que, en su origen, era una capilla) fue obra del ingeniero Mauricio Schwartz. Él se inspiró en el Hospital Friedrichsheim de Berlín y en el Lazareto de Karisrhue. El edificio es sobrio. El único detalle neo-gótico es la forma ojival del capitel que remata a su única torre de poca altura.

Dos años despué, el complejo, pasó a la órbita de la Facultad de Medicina como Hospital de Clínicas. Entre 1965 y 1971 se fueron trasladando cátedras y servicios al nuevo  Hospital. Finalmente en 1975, el viejo edificio fue demolido respetándose sólo la Capilla.

La capilla se quiso quedar

La leyenda urbana afirma que su demolición estaba también en los planes. Al momento de querer quitar la cruz, con diferentes elementos mecánicos, no pudieron hacerlo. Los agnósticos afirman que fue por los buenos materiales con que fue construida. Los creyentes hablan de milagro.

san_lucas_interior

En 1980, la por entonces Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires la restauró y la reabrió en el marco de la inauguración de la Plaza Bernardo Houssay. El primer científico latinoamericano en recibir el Premio Nobel.

Ese mismo año, las autoridades comunales cedieron la capilla al Arzobispado de Buenos Aires. Volvió así a funcionar como sede de la Pastoral Universitaria, con celebración de misas.
En 1995 se restauraron la torre, los muros y las escaleras. Se instaló una nueva cruz. El 2 de diciembre de ese año se inauguró como Parroquia Universitaria.

Esta Parroquia tiene una particularidad: no comprende una jurisdicción territorial, sino personal, está abierta a atender a todas las personas vinculadas con las universidades -estatales y privadas- de la ciudad: alumnos, profesores, empleados administrativos.
Ademas del templo desarrolla actividades en una vieja casona en Riobamba 1227.

San Cura Brochero

Desde octubre de 2016 en el altar podemos ver la imagen del santo Cura Brochero. Es una pintura del artista plástico Ricardo Celma. Allí, San José Gabriel del Rosario Brochero es venerado por los fieles porteños. En especial por los estudiantes de medicina y enfermos que visitan diariamente la parroquia.

El cuadro del “cura gaucho” había sido encargado por la Cancillería argentina para ser obsequiado al papa Francisco. Finalmente se quedó en Buenos Aires y en su lugar viajó una escultura interreligiosa.

Fundación Universitaria San Lucas

ns del rosario en san lucas

Se fundó en 1993, tiene por misión brindar apoyo al Servicio de Pastoral Universitaria (SPU) de la Arquidiócesis de Buenos Aires.

Este congrega a los universitarios católicos de la Universidad de Buenos Aires y de otras facultades privadas no confesionales.

Está integrado por laicos, estudiantes y docentes, guiados por el Párroco. Su labor apostólica, presenta dos aspectos: uno subjetivo, orientado a la evangelización de las personas. El otro objetivo, orientado al diálogo entre la fe y las diversas disciplinas universitarias.  Y dar soluciones a las diversas problemáticas que se le plantean al futuro profesional de hoy.

En el programa de becas universitarias, seleccionan alumnos secundarios de bajos recursos económicos y alto rendimiento académico para brindarles una educación de excelencia en universidades. Cada alumno es acompañado a lo largo de su carrera por un tutor profesional de la misma disciplina.

San Lucas

Discípulo de San Pablo, a quien acompañó en algunos de sus viajes, es autor del tercer evangelio. Nació en Antioquía de Siria. Era de profesión médico y un helenista muy culto. Como gentil que era, es decir, no judío, Lucas se dirige en su evangelio a los paganos para mostrarles que la salvación la trajo Jesús para todos los hombres, sin exclusión.

Es universalista y por eso su evangelio contiene episodios de la vida de Jesús muy consoladores como el de la mujer adúltera, la parábola del hijo pródigo, amén de otros rasgos peculiares de su profesión médica, como la del sudor de sangre de Jesús.

Escribió también “Los Hechos de los Apóstoles”, un relato de los primeros años de la Iglesia, especialmente de las misiones de San Pablo. Se le atribuye el primer retrato de la Santísima Virgen, a la que conoció en Efeso. Murió en Acaya el año 86.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: