Nuestra Señora del Carmen en Buenos Aires

El 16 de julio la iglesia católica recuerda a Nuestra Señora del Carmen. Es una de las advocaciones marianas más populares. Tiene su origen en el Monte Carmelo donde un grupo de judíos que seguían las enseñanzas de Elías y Eliseo, oyendo la predicación de San Pedro abrazaron la fe cristiana y levantaron una ermita a la Virgen en la cumbre del Carmelo.

En tiempos de las cruzadas pasaron a Europa y se transformaron en la Orden Carmelita. La Virgen del Carmen por decisión del general José de San Martín es la Patrona del Ejército de los Andes. Después de los triunfos de Chacabuco y Maipú, el Libertador entregó su bastón de mando a la «Patrona y Generala Nuestra Madre y Señora del Carmen», por la «decidida protección que prestó al Ejército de los Andes», y como testimonio del «mando supremo que ella tiene sobre dicho Ejército».

Nuestra Señora del Carmen sus templos

Bajo la órbita del Arzobispado de la Ciudad de Buenos Aires, cinco templos están bajo su advocación. Te contamos donde se encuentra cada uno y algunas características.

Parroquia Nuestra Señora del Carmen, Ciudad Oculta

nuestra señora del carmen

La parroquia Nuestra Señora del Carmen cubre las necesidades espirituales de la llamada Ciudad Oculta.

Posee un Jardín de Infantes y escuela primaria. También una sala de primeros auxilios. Ademas de un local de Cáritas Argentina para atender a las necesidades de los mas desprotegidos.

Y el Club Atlético Virgen del Carmen es el Club parroquial de Ciudad Oculta. Su erección se produjo en febrero de 1998

Parroquia Nuestra Señora del Carmen, Villa Urquiza

ns del carmen

El templo, en su ubicación actual, se erigió en terrenos donados por el Francisco Seeber a la Iglesia Católica, y a partir de 1891 el Arzobispado de Buenos Aires, autorizó el comienzo de los trabajos, con la bendición de la piedra basal.

A fines de 1892 culminó la obra, y el día 23 de diciembre de ese año, el templo se puso bajo la advocación de Nuestra Señora del Carmen, cumpliendo así con el deseo espiritual de Don Francisco Seeber, por entonces, a cargo de la intendencia de Buenos Aires

Nuestra Señora del Carmen, Centro

nuestra-senora-del-carmen-centro
Frontis

De estilo neo-clásico, tiene una torre campanario de 45 metros, columnas rematadas con balaustradas y un gran rosetón en su frontis. Posee una nave principal y dos laterales, las que están decoradas con pinturas al fresco y tanto el púlpito como sus confesionarios están tallados en madera.

Tiene imágenes de Santa Rita de Casia, el altar mayor contiene las de Nuestra Señora del Carmen y de Cristo Crucificado. El altar del Sagrado Corazón guarda al Santísimo. También, los frescos de la cúpula del altar mayor tienen pintado en su centro una custodia que se encuentra rodeada de ángeles. Un bello altar de San José y el Niño, Santa Teresita del Niño Jesús y un Cristo crucificado como se representa durante la pasión en las celebraciones de Semana Santa y las estaciones del Vía Crucis son realmente muy bonitas.

Nuestra Señora del Carmelo

ns del carmelo

El templo, de estilo neocolonial se construyó en 1902 por las donaciones de  Amelia Anchorena de Blaquier y su esposo Juan Jose. Se bendijo el 2 de julio de 1903. En un principio tenía una nave única, y en 1908 se le agregaron las dos laterales.  Luego, en 1942, se le encargó al arquitecto Martín Noel, un cambio en el frente e interior que luce ahora. Noel fue uno de los impulsores del estilo neocolonial e hispanoamericano en nuestro país, y esa impronta es la que hoy tiene el templo.

También en la Isla Martín Garcia

ns del carmelo

Fue erigida como parroquia de la entonces diócesis de Buenos Aires, pasando a depender de la Armada Nacional al establecerse un asiento en el lugar. Al cesar esa situación, volvió a la jurisdicción arquidiocesana, la que quedó oficializada el 16 de julio de 1981 con la visita pastoral que realizara a la Isla el Card. Juan Carlos Aramburu.

El antiguo templo parroquial, deteriorado por el transcurso del tiempo y luego demolido, fue reemplazado por el actual que fue bendecido por el Card. Juan Carlos Aramburu el 24 de septiembre de 1980.

Tu comentario es muy importante para nosotros

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: