Los Jesuitas, su historia en el Río de la Plata

Los jesuitas llegaron a Buenos Aires siete años después  de su fundación definitiva. El historiador Padre Guillermo Furlong dice en Historia del Colegio
del Salvador, Tomo I:

no llegaban a seiscientos los habitantes de la misma cuando llegaron los primeros jesuitas. Había pobreza en la población, terror a la pampa de donde procedían los malones indígenas y miedo al mar por el que llegaban los piratas

Inmediatamente partieron a Tucumán ya que su obispo, Monseñor Francisco de Vitoria, había costeado el viaje desde el Brasil. En 1608, llega un segundo contingente, la mayoría partió a Córdoba. Y tres sacerdotes se quedaron en Buenos Aires. Un manuscrito que se encuentra en la Biblioteca Nacional menciona al respecto:

atento que los Padres de la Compañía han venido a esta ciudad a poblar y hacer convento y fundar casa, y es necesario se les dé sitio conveniente para el dicho efecto, lo pida el Procurador de esta ciudad al Señor Gobernador, y que les haga merced de una cuadra que está frente del Fuerte y Plaza de esta ciudad, atento que está la dicha cuadra despoblada y dada, por no haberla poblado las personas a quien de ella estaba hecha merced y atento que para el dicho efecto es el sitio más acomodado y mejor que hay en esta ciudad para el tal ministerio

Manzana de las Luces

El Cabildo y el gobernador entregaron a los jesuitas en 1608 un lote donde ahora es la Plaza de Mayo. En junio de ese año, lo ocuparon, pero solo una parte, pues les resultaba excesivamente grande. Donde ahora se halla la histórica Pirámide de Mayo aquellos jesuitas construyeron su Iglesia dedicada a Nuestra Señora de Loreto. Ya que el fundador de la orden aún vivía. Junto a ella, en dirección Norte, levantaron las celdas y las salas  de residencia. Años más tarde, sobre la actual Rivadavia, llamada de Las Torres, y en frente al actual Banco de la Nación, se construyeron las aulas de la escuela y del Colegio de Loreto. Primer establecimiento educativo de la nobel Ciudad.

Los Jesuitas construyen San Ignacio

Al crecer la ciudad, se convirtió el Colegio de Loreto en la Plaza de Armas. Los jesuitas adquirieron el terreno de la hoy “Manzana de las Luces”. Construyeron un nuevo edificio, una nueva iglesia y un nuevo establecimiento educativo. Se trasladaron en 1662 y le pusieron de nombre Colegio de San Ignacio. Quien había sido canonizado meses antes por el papa Gregorio XV. Durante más de un siglo, fue el único Colegio de segunda enseñanza que hubo en la ciudad. La única escuela primaria funcionaba junto a él. Con el tiempo, los jesuitas inauguraron otra escuela en los Altos de San Pedro, a la que se llamó Colegio de Belén.

En 1767, por órden de Carlos III, los jesuitas fueron expulsados del Imperio Español.  El Colegio de San Ignacio y el de Belén quedaron clausurados. Años más tarde los Borbones obtuvieron la supresión de la Compañía en el mundo por bula de Clemente XIV. El Papa Pío VII restauró la Compañía de Jesús nuevamente el 7 de agosto de 1812. Veinticuatro años después seis jesuitas embarcaron desde Cádiz rumbo al Río de la Plata. En agosto El gobernador Rosas les devuelve el San Ignacio. Habían estado ausentes de Buenos Aires 69 años.

Fundación del colegio Del Salvador

En 1857 los jesuitas se hicieron cargo del Seminario Conciliar. En diciembre de 1864, se adquirió el terreno del actual Colegio El Salvador. Al año siguiente se comenzó
la construcción del edificio. Callao no era una avenida, ni siquiera era una calle. Era tan solo un ancho camino intransitable. En el invierno, famosa por sus pantanos. Y en el verano, por las espesas capas de polvo que cubrían los tunales que lo cercaban. El  terreno era una manzana cuyo frente estaba en un punto bastante alto, por lo que estaba libre de las aguas en las épocas de lluvia.

El Padre Juan Coris, antiguo profesor en el Colegio de San Ignacio en la época de Rosas, fue el primer Rector del Colegio. El día 1º de mayo de 1868, inició
oficialmente su gobierno. Posiblemente, fue él quien haya escogido el nombre “del Salvador”

Authorbaiglesias

I am Miguel Cabrerta Journalist and BA IGLESIAS founder`s . Currently living in Buenos Aires, Argentina. My interests range from religious tourism to writing. I am also interested in sports and running.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.