BA Iglesias ®

Las Iglesias de Buenos Aires estan llenas de historias, conocelas

Iglesia Nuestra Señora de la Merced de Siön

La Iglesia de Nuestra Señora de la Merced de Siön fue construida por los franciscanos de la Custodia de Tierra Santa. Fue consagrada solemnemente el día 27 de octubre de 1882, por el entonces Arzobispo Metropolitano Federico León Aneiros, siendo Comisario de Tierra Santa en la Argentina Fray Luis Rossi Desideri.

La bendición de la primera piedra fue el día 12 de febrero de 1882. Es de todos conocida la capacidad de trabajo y el tesón de los antiguos frailes franciscanos en la construcción de iglesias. El padre fray Luis Rossi no podía ser la excepción y después de ocho meses de arduo trabajo, y gracia a la ayuda generosa de ilustres bienhechores, como a la caridad pública, pudo ver terminado el templo.

altar ns de sionCabe señalar que el aspecto actual de la Iglesia se fue consiguiendo a lo largo de varios años. El arquitecto Luzzetti fue el autor de los planos. En 1886 se realizó el revoque interior y se colocaron los adornos. La torre fue construida entre el 1891-1892 por iniciativa del padre fray Pedro Angelisanti. La fachada exterior con todos su revoques que ahora tiene fue concluida hasta el año 1918.

Se pueden observar cuatro columnas, con capiteles corintios, que sirven de adorno. Entre las columnas hay dos nichos: uno dedicado al Sagrado Corazón y el otro a la Inmaculada Concepción, patrona de la Orden de Hermanos Menores.

Hay también dos nichos en donde se colocaron las imágenes de san Francisco de Asís y Santo Domingo de Guzmán. Ademas de varios elementos típicos en la construcción de las Iglesias. Al centro de la cornisa se puede ver el escudo de la Orden Franciscana.

La torre mide aproximadamente 30 metros de altura. Con una cúpula cóncava, que actualmente ha sido restaurada, que en la cúspide luce una cruz de hierro forjado.

San Antonio de Padua

milagro san antonio sion.pngEl investigador de templos Gabriel Vanzini, relata una historia que no pude corroborar. De todas maneras se las comparto para que me ayuden si saben algo. Él dice;

Este lugar es testigo de una curiosa historia: hacia 1884 vivía en la zona una mulata lavandera muy devota de San Antonio de Padua. Cada día encendía una vela frente a su imagen antes de ir al río a lavar. En una ocasión, fue a pedir al almacenero el cirio “fiado” ya que no tenía dinero. El comerciante se lo negó burlonamente diciéndole: “si es para ti, te la doy, pero si es para el fraile pelado, que se la busque”. Esa noche, mientras dormía, sintió golpear la ventana y al abrir se encontró con una vela de sebo. Por la mañana la encendió como siempre, antes de salir hacia su trabajo, pero al volver observó que al consumirse había dejado sobre el plato la imagen del santo. Tanto el plato como la pequeña imagen de San Antonio se encuentran custodiadas en esta iglesia de la Comisaría de Tierra.

 

A %d blogueros les gusta esto: