La Iglesia de Nuestra Señora de la Merced de Siön la construyeron los franciscanos de la Custodia de Tierra Santa. Se consagró solemnemente el día 27 de octubre de 1882, por el entonces Arzobispo Metropolitano Federico León Aneiros.

Vayamos un poco atrás en el tiempo para conocer el comienzo del templo. En 1878 es nombrado Comisario de la custodia de Tierra Santa en Argentina el Padre Fray Luis Rossi Desideri. Esto marcó el regreso de la Orden a nuestro país después de su disolución en 1822. A través de él se produce la consolidación institucional de la Comisaría de Tierra Santa; fue él quien proyectó su acción al naciente barrio de Almagro. Este barrio era un villorio ubicado en el extremo oeste de la ciudad de Buenos Aires. En él se afincaron muchos integrantes de las corrientes migratorias de la época.

En medio de una sucesión de baldíos, calles sin empedrar con alguna edificación baja, molinos harineros, barracas y támbos:

“a la altura de la calle Billinghurst, siguiendo la antigua calle Piedad (hoy Bartolomé Mitre), había dos parcelas propiedad de Federico Lacroze, que donó una de ellas a la sociedad benéfica Damas de la Merced”.

Esta sociedad se proponía construir una capilla que sirviese como centro cristiano para los pobladores del lugar. Sin embargo el proyecto no pudo concretarse. Los miembros de la sociedad pidieron ayuda al Padre Rossi para poder continuar la obra. Él aceptó con la condición de “hacer una casa para los Franciscanos de Tierra Santa y un colegio para niños”. La sociedad cedió el terreno y los cimientos comenzados de la Iglesia

Esta se edificaría, según consta en el acta de fundación:

“en honor y gloria de Dios Nuestro Señor y bajo la advocación de Nuestra Señora de la Merced de Sión y de los Santos Patricio y Antonio de Padua, destinada a un convento de Padres Misioneros Franciscanos y de Tierra Santa”

Siön es el nombre de la colina de las afueras de Jerusalén donde Cristo celebró la Última Cena. Alli los franciscanos construyeron una capilla en 1335.

La bendición de la primera piedra fue el día 12 de febrero de 1882. Es de todos conocida la capacidad de trabajo y el tesón de los antiguos frailes franciscanos en la construcción de iglesias. Rossi no podía ser la excepción y después de ocho meses de arduo trabajo, y gracia a la ayuda generosa de ilustres bienhechores, como a la caridad pública, pudo ver terminado el templo. aunque con numerosos detalles interiores y exteriores inconclusos, que se fueron terminando lentamente en etapas sucesivas.

altar ns de sionCabe señalar que el aspecto actual de la Iglesia se fue consiguiendo a lo largo de varios años. El arquitecto Luzzetti fue el autor de los planos. En 1886 se realizó el revoque interior y se colocaron los adornos. La torre fue construida entre el 1891-1892 por iniciativa del padre fray Pedro Angelisanti.

En 1898 se hacía cada vez más imperiosa la necesidad de dar a los hijos de pobladores que se iban asentando en el barrio, no sólo las primeras nociones de su vida escolar sino una formación moral cristiana. Es así que con el apoyo de la familia Terrero y por los Terciarios Franciscanos, Angelisanti, hizo construir e inauguró el 1890, el Colegio Tierra Santa para niños, que fue su mayor legado. Es junto con el Pío IX, el Sagrado Corazón y María Auxiliadora, uno de los más antiguos del barrio de Almagro.

La fachada exterior con todos su revoques que ahora tiene fue concluida hasta el año 1918. En ella se pueden observar cuatro columnas, con capiteles corintios, que sirven de adorno. Entre las columnas hay dos nichos: uno dedicado al Sagrado Corazón. El otro a la Inmaculada Concepción, patrona de la Orden de Hermanos Menores.

Hay también dos nichos en donde se colocaron las imágenes de san Francisco de Asís y Santo Domingo de Guzmán. Ademas de varios elementos típicos en la construcción de las Iglesias. Al centro de la cornisa se puede ver el escudo de la Orden Franciscana.

La torre mide aproximadamente 30 metros de altura. Con una cúpula cóncava, que actualmente ha sido restaurada, que en la cúspide luce una cruz de hierro forjado.

Símbolos

Los símbolos que encontramos son:

La iglesia cuyo frente se adorna, en la parte más alta, con el más tradicional símbolo franciscano: los brazos de Cristo y de San Francisco exhibiendo sus llagas, entrecruzados debajo de una cruz

El Colegio Tierra Santa, que exhibe otro emblema muy usado en Heráldica: la Cruz de Jerusalén (o también del Santo Sepulcro): una cruz griega rodeada por otras cuatro cruces de la misma forma y menor tamaño, situadas en cada uno de los cuadrantes delimitados por los brazos de la cruz mayor

El Centro Vocacional Franciscano Latinoamericano de Tierra Santa, en la ochava de Mitre y Sánchez de Bustamante, donde se repite, esta vez en forma corpórea y monumental, la Cruz de Jerusalén, y donde además puede verse un escudo

San Antonio de Padua

milagro san antonio sion.pngEl investigador de templos Gabriel Vanzini, relata una historia que no pude corroborar. De todas maneras se las comparto para que me ayuden si saben algo. Él dice;

Este lugar es testigo de una curiosa historia: hacia 1884 vivía en la zona una mulata lavandera muy devota de San Antonio de Padua. Cada día encendía una vela frente a su imagen antes de ir al río a lavar. En una ocasión, fue a pedir al almacenero el cirio “fiado” ya que no tenía dinero. El comerciante se lo negó burlonamente diciéndole: “si es para ti, te la doy, pero si es para el fraile pelado, que se la busque”. Esa noche, mientras dormía, sintió golpear la ventana y al abrir se encontró con una vela de sebo. Por la mañana la encendió como siempre, antes de salir hacia su trabajo, pero al volver observó que al consumirse había dejado sobre el plato la imagen del santo. Tanto el plato como la pequeña imagen de San Antonio se encuentran custodiadas en esta iglesia.

 

Menú de cierre
A %d blogueros les gusta esto: