El Retablo Mayor de San Ignacio

Cuando en 1767 la Junta de Temporalidades realizó el inventario para registrar los bienes dejados por los jesuitas, se encargó la tasación de los altares al tallista vasco Isidro Lorea. Este hecho permitió conocer la autoría del retablo mayor de San Ignacio. Lorea consigna en el documento que había:

“hecho la tasación bien y fielmente según su leal saber y entender, como que él mismo ha trabajado el retablo mayor y otros, que se hallan nuevos en la propia Iglesia”. 

Una prueba clara que el mismo se fabricó antes de esa fecha. Aparentemente el retablo de San Ignacio sería su primer encargo local. Hecho que no deja de ser raro, tanto por la escala y la importancia de la obra, destinada al altar mayor de la iglesia jesuítica como por la claridad de la resolución. Pero acaso contase con realizaciones de peso tras de sí. Obras realizadas en la ciudad que no conocemos, incluyendo el retablo mayor de las Catalinas, que aunque por las referencias que disponemos sería posterior, parecería anterior por su diseño.

iglesia_san_ignacio_loyola.jpgLa Ornamentación

En el retablo de San Ignacio, a diferencia de lo que suele ocurrir en obras contemporáneas de Perú y México, el ornamento no avanza sobre la estructura. El banco (la parte que esta sobre el piso) y sotabanco (encima del banco) presenta una articulación en planos salientes, a modo de pedestales o falsas pilastras alineados con las columnas del cuerpo y paneles intermedios.

En el cuerpo la ornamentación principal se concentra en las columnas, de aproximadamente 50 cm. de diámetro. Estan construidas por el ensamblado de tablas de unas dos pulgadas de espesor y 12 cm. de ancho en torno a una base octogonal. Los motivos vegetales estilizados son planos y están trabajados en oro brillante. Mientras que la superficie de fondo presenta un trabajo de acanaladuras ondulantes paralelas de dirección sinuosa hechas a gubia y que cubren todo el fuste.

La hornacina central es de gran envergadura pero no demasiado ornamentada. El nicho está simplemente enmarcado por una moldura importante con un sencillo quiebre. El ático es bastante sobrio con grandes volutas poco decoradas, siendo quizás su nota más importante el remate a modo de antefija rebatida.

La Iconografia

Este retablo seguía el modelo estándar en la representación figurativa de las iglesias de órdenes de regulares en el mundo colonial. Consistía en la representación de los propios santos acompañados por imágenes de Cristo o de la Virgen en la calle central . El nicho principal estaba ocupado por el titular de la iglesia y fundador de la orden, San Ignacio. Mentras que en las calles laterales se disponían San Francisco de Borja. Un general jesuita que cumpliera un papel importante en la institucionalización de la orden. Se encargó de la creación de colegios y el envío de misioneros a América.

Ambas imágenes eran de vestir y fueron destruidas en el siglo XX. El San Ignacio estaba cubierto por un lienzo corredizo que representaba al mismo santo. Era una obra del pintor valenciano Miguel Ausell. El mismo se trasladó a un nicho en el ático cuando se estableció en la iglesia la Cofradía de Catalanes. La Virgen de Montserrat, donada por el farmacéutico Francisco Marull, ocupó el espacio de honor. En la actualidad, restaurada, se halla en una de las calles laterales del cuerpo principal del retablo.

Detrás del ostensorio se ubicaba un Cristo crucificado que se elevaba mediante un correaje en las celebraciones de Semana Santa. Al mismo se lo traslado, mas tarde, a la nave central. Esta composición ponía a la vista los personajes centrales de la doctrina cristiana. Es decir el fundamento mismo del cristianismo. Mientras que por el otro se exponía a, quienes a través de la acción institucional de las órdenes, habían contribuido a difundirlo y sostenerlo a lo largo de la historia en una práctica organizada.

La misma disposición, con el recambio de correspondiente de los santos, se presenta en todas las iglesias de Buenos Aires. Constituye una fórmula prácticamente universal en el mundo hispanoamericano. Es una mezcla de propaganda auto-representativa donde la doctrina general esta expuesta a través de sus diferentes propagadores

Authorbaiglesias

I am Miguel Cabrerta Journalist and BA IGLESIAS founder`s . Currently living in Buenos Aires, Argentina. My interests range from religious tourism to writing. I am also interested in sports and running.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.