Iglesia San Efrén el Siriano

La Iglesia San Efrén el Siriano, Santo y Doctor de la Iglesia es una de las más antiguas Iglesias Sirianas en Argentina. Fue construida el año 1936. Sobre el pórtico, una placa recuerda ese momento. La misma esta escrita en español, sirio y arameo.

A principios del siglo XX, llegaron al país los primeros Ortodoxos Sirianos. Muchos de ellos huyendo de la guerra y las persecuciones religiosas. Se establecieron a lo largo del país, en especial en: Buenos Aires, Córdoba, Salta y Santiago del Estero.

En este templo, la misa puede ser en español y también en arameo, “el idioma de Jesús”, dice a Clarín (27/04/2017) el arzobispo Crisóstomo Juan Gassali . En 2015, él decidió abrir en esta sede un centro para aprender esa lengua, al que suelen concurrir, sobre todo, estudiosos de la biblia.

Un poco de historia

La fundación de la Iglesia Siriana Ortodoxa de Antioquía se remonta a los inicios de la cristiandad. En la época Apostólica, cuando era la capital de Siria y una de las tres capitales del Imperio Romano.

Historiadores confiables tales como Eusebio de Cesarea († 340 DC) y Corona de los Sirianos († 538 DC.), han comentado sobre los esfuerzos de San Pedro en Antioquía. Él fue el primero de sus patriarcas a partir de quien se traza la línea sucesoria de patriarcas. Eusebio de Cesarea dijo:

en el cuarto año después de la ascensión de Jesucristo, San Pedro proclamó la palabra de Dios en Antioquía, la gran capital, y se convirtió en su primer obispo. Ignacio llegó a ser famoso y fue elegido para ser el Obispo de Antioquía y el sucesor de San Pedro.

En el calendario de fiestas se fijó el 22 de febrero como el día del establecimiento de la sede de San Pedro en Antioquía. La Iglesia Católica aún celebra esta fiesta en la misma fecha. Por lo tanto San Pedro fue el primer patriarca de la Sede Apostólica de Antioquía. Él tuvo muchos sucesores ilustres, incluyendo a San Ignacio.

San Efren de Siria

San Efrén alcanzó gran fama como maestro, orador, poeta, comentarista y defensor de la fe. Es el único de los Padres sirios a quien se honra como Doctor de la Iglesia Universal, desde 1920. En Siria, tanto los católicos como los separados de la Iglesia lo llaman “Arpa del Espíritu Santo”. Todos han enriquecido sus liturgias respectivas con sus homilías y sus himnos. A pesar de que no era un hombre de mucho estudio formal, estaba empapado en las Sagradas Escrituras y tenía gran conocimiento de los misterios de la fe.

Es uno de los poetas más grandes en lengua siria. Vivía con absoluta austeridad. Nació en Nísibis, la actual Nusaybin en Turquía, entonces en la provincia romana de Mesopotamia, en 306.