San Antonio de Areco y su particular parroquia

A principios del siglo XVIII lo que hoy se conoce por San Antonio de Areco estaba habitado por muy pocos pobladores. Esa especie de avanzada militar luchaba incansablemente contra los ataques de los nativos que querían recuperar las tierras que les arrebataron. Ese lugar estaba a cargo del general Jose Ruiz de Arellano, provincial de la Santa Hermandad que erigió el hoy Basílica Nuestra Señora del Pilar y en la Ciudad de Buenos Aires.  

En un afán desesperado para detener los ataques los pobladores del Fortín de Areco prometieron a San Antonio de Padua de construir una capilla en su honor si los malones cesaban. Así es que Arellano dona parte de la tierra que se le había cedido para utilizar una de las habitaciones de su estancia como un oratorio bajo esa advocación.

Con la muerte de Arellano testa lo siguiente:

“Digo, yo Don. José Ruiz de Arellano, vecino de Bs. Aires, patrón y dueño de la Capilla o Iglesia de San Antonio de Areco. La que he fundado con mi propio (…) que por este doy poder y facultad absoluta al maestro Don Cristóbal Giles, Capellán actual de la dicha Capilla (…) para que “pueda dar y repartir sitios, así de solares enteros, medios de solares y cuartos de solar, a las “personas que quisieren hacer ranchos o casas dentro de las 1.000 varas de tierra que tengo destinadas en esta estancia para la extensión de dicho Santuario.”

La primera capilla de San Antonio de Areco

Nave central y retablo mayor de la parroquia

Por orden del Arzobispado de Buenos Aires se crearon seis curatos de campaña, entre los que se encontraba el de San Antonio de Areco. Motivo por el cual se comenzó a edificar una capilla. La misma se emplazó en el mismo lugar que la actual. Sus paredes eran de adobe y el techo de tejas musleras, con tres puertas de dos batientes y una ventana. La torre se levantó en 1759.

A fines de ese siglo se decidió levantar otro templo de ladrillos a la derecha de la actual. Luego se demolió por daños estructurales dando lugar a un tercer edificio cuando visitamos esa ciudad de la provincia de Buenos Aires. En 1868, fue demolido por la misma causa que la anterior, dejándose la sacristía para oficiar misa mientras se construía la cuarta y actual parroquia.

Características arquitectónicas

El templo actual es de 1870. Lo diseñaron y dirigieron los arquitectos Henry Hunt y Hans Schroeder, autores del edificio del Banco Central Argentino.  Como siempre pasa en estos casos a lo largo de los años el templo primitivo tuvo varias modificaciones.

En su exterior presenta una torre campanario equilibrada y un amplio atrio enrejado. El frontis esta triplemente escalonado y mantiene una relación ecuánime con los edificios circundantes. La estructura se completa con grupos escultóricos en las balaustradas superiores. En la hornacina central, sobre el pórtico de acceso esta la imagen de San Antonio de Padua.

La parroquia de San Antonio de Areco presenta una planta de nave única con un techo de armadura plana de chapa estampada. La iluminación es por ventanales vidriados de arcos de medio punto. Entre abertura y abertura destacan unos hermosos frescos realizados con la técnica “Trompe-l’œil” donde el mural representa una ventana y dentro de ella la imagen de un santo.

Los pasillos laterales poseen pequeños retablos en el mismo estilo que el Mayor, dandole una armonica belleza a la Parroquia de San Antonio de Areco.

A %d blogueros les gusta esto: