BA Iglesias ®

Las Iglesias de Buenos Aires estan llenas de historias, conocelas

Parroquia y Santuario de San Cayetano

La Beata Mamá Antula, tenía especial devoción a San Ignacio y a los santos jesuitas;
pero además, por sorpresa, pone como segundo patrono de su obra apostólica a San
Cayetano de Thiene que era fundador de los llamados “Teatinos”. Los que han estudiado su vida creen que probablemente se haya confundido y pensado que también él era un santo de la Compañía de Jesús. Lo cierto es que San Cayetano A Buenos Aires de la mano de esta feligresa. Asi comenzó a tener una fuerte presencia en la vida de Sor María Antonia y de las mujeres que mas tarde (en 1895) formaron la congregación de las Hijas del Divino Salvador. La Sagrada Congregación de Religiosos le otorgó su aprobación definitiva en 1942.

Fallecida la beata, la congregación siguió trabajando. Según consta en documentos fue María Mercedes Cordova, quién donó en 1830 a las Hermanas del Divino Salvador, una extensa porción de terrenos situados en el Oeste, entre el partido de San José de Flores, Ramos Mejía y Chacarita. Desde ese momento iniciaron su labor religiosa en esas tierras de Liniers, recordá que su acción estaba suscrita a la Santa Casa de Ejercicios Espirituales de Constitución.

Alli levantaron un sector, una Residencia de Descanso, una Capilla pequeña y chata dedicada a San Cayetano, para la asistencia espiritual de los fieles: “asistir a misa los domingos y fiestas de guardar”, y en el otro sector enfrente, el Convento y un colegio de niñas. Esas instalaciones fueron habilitadas y bendecidas por el entonces arzobispo de Buenos Aires, Monseñor Federico Aneiros el 30 de septiembre de 1875.

El acta de la fundación de la Casa y Capilla de San Cayetano de Liniers dice:

Sea notorio como este campo de la propiedad de la Santa Casa de Ejercicios de Buenos Aires, situada en las inmediaciones de la estación Ramos Mejía del Ferrocarril del Oeste, jurisdicción del Municipio de San José de Flores, a los treinta días del mes de septiembre del año del Señor mil ochocientos setenta y cinco, ha tenido lugar la inauguración de la Casa aquí edificada por la dicha de Ejercicios con el título del Glorioso San Cayetano de Thiene, procediéndose a este acto por la bendición de la capilla pública, que verificó el Ilmo. y Reverendísimo Señor Arzobispo Metropolitano Dr. Don Federico Aneiros, sirviendo de padrino el Señor Don Cayetano María Cazón, asistiendo un clero y público crecido.

San Cayetano y la virgen de lujanCuando se delimitó el actual territorio de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, hacia finales del siglo XIX, las hermanas vendieron parte de los terrenos para la construcción de la actual Av. General Paz. Así, tanto la capilla como el colegio se mudaron a la ubicación en la que los encontramos hoy en día. El lugar donde estuvo la capilla es el que ocupa hoy el Cementerio Israelita de Ciudadela.

Una carta fechada en Buenos Aires, Abril de 1894, enviada al Sr. Intendente, suscrita por la Hermana Superiora: Juana Palavicini -Casa de Ejercicios – Liniers: Eduardo Lualdi Arquitecto-Constructor y Esteban Massini, Presidente de la suscrita comisión, testimonia esta realidad. En la misma :

Ruegan sirva ubicar en el paraje denominado: Estación Liniers, límite de la Capital, a una cuadra del Ferrocarril y sobre el Boulevard de circunvalación, la manzana propiedad de la Casa de Ejercicios para la construcción de un templo dedicado al titular San Cayetano (sic) según los planos y pliegos de condiciones que se acompaña a la presente y señalar la calle según la nueva traza para proyectar un plano del edificio que se construirá en dicha manzana para escuela de niñas, Casa de Ejercicios y Convento de las hermanas del Divino Salvador.

Colaboraron numerosos vecinos y dueños de las viviendas, quintas y casas de vacaciones del distrito Liniers. En un espacio largo y amplio que daba a la calle Cuzco, entre el Convento y colegio y la Residencia, se construyó el Templo de una sola nave, dejando a ambos lados un lugar para una futura edificación de dos naves.

En 1911 se colocó la piedra fundamental bendecida por el arzobispo Espinosa para la edificación del nuevo colegio, en dos cuerpos simétricos a ambos lados de la capilla. El ala Norte se destinó para el colegio de niñas y noviciado y el ala Sur para residencia del capellán. Ambas construcciones fueron concluidas en 1913.

Mediante un convenio suscripto entre la Sociedad Hijas del Divino Salvador y el arzobispado de Buenos Aires, la capilla dedicada a San Cayetano fue erigida en parroquia el 18 de enero de 1913 pero conservando la propiedad en manos de las hermanas y abriendo la posibilidad de construir un nuevo templo de mayores
dimensiones, acorde con las funciones parroquiales

El Edificio

Un campanario de tres cuerpos que se afina rematando en la cúspide en una pirámide de tejas de pizarra, coronada por una cruz de hierro forjado, acentúa la verticalidad de la construcción.

El estilo del mismo es más bien románico, con arcos y pilastras apropiadas a este estilo, simulando en los mismos columnas con capiteles jónicos, rojos cocinados sobre ellos se asoman hermosas cabecitas de angelitos. En el presbiterio se levantó un hermoso altar de mármol blanco con incrustaciones de verde onix. En el nicho central se colocó un San Cayetano sin Niño Jesús en sus brazos (que guardan las hermanas). Más tarde, lo suplieron con una estatua del Santo con el Niño Dios en sus brazos.

En 1937, se edificó la nave lateral derecha contigua al colegio, facilitando a las hermanas
acceso directo al coro. En esta nueva nave fue entronizada la actual imagen de San Cayetano, que se venera cercana a la puerta de ingreso. Tiene una particularidad: es la primera imagen donde aparece incorporada junto a los lirios, la espiga de trigo. Es
la imagen que más atracción y predilección despertó entre los devotos, llamada popularmente “el santito” y considerada milagrosa permanece en su hornacina
tradicional.

La balaustrada de bronce y mármol era el comulgatorio. El púlpito se erigió en la primera pilastra. En la semicúpula que campea sobre el altar estaba pintada una Crucifixión. Durante la década de 1940 fueron instalados los vitrales en la nave central. Ellos ilustran, en una composición estética de cristales y colores, diversos aspectos y
momentos de la vida de San Cayetano, desde su juventud hasta su canonización.

Devoción

imagen san cayetanoLa devoción por San Cayetano se hizo popular a partir de la crisis de la década de 1930, cuando ante la desesperación de los sectores obreros, el párroco Domingo Falgioni organizó una pastoral impulsando la veneración del santo, que comenzó a ser el del “pan y el trabajo”.

Los favores que operaron a partir de la oración a Cayetano hicieron expandir rápidamente la confianza en su intercesión divina.

Cuantan una historia que un feligres que habia pedido trabajo lo consigui en un molino harinero. En agradecimiento llevo una espiga de trigo al santo. Entonces el padre Falgioni, a la vez director espiritual de los Círculos de Obreros Católicos, quien imprimió una nueva estampa que incorporó la iconografía de San Cayetano con la espiga de trigo. Otros autores afirman que la nueva iconografia estaba referida al símbolo de la producción y la riqueza del país, el trabajo y el pan

Desde entonces multitudes de todas las clases sociales del país y de naciones limítrofes acuden los días 7 de cada mes y especialmente el 7 de agosto, a pedir o agradecer por el trabajo y sus intenciones particulares

A %d blogueros les gusta esto: