BA Iglesias ®

Las Iglesias de Buenos Aires estan llenas de historias, conocelas

Parroquia Santa Julia

La jurisdicción parroquial pertenecía anteriormente a San José de Flores. La piedra fundamental de este templo fue bendecida en 1903 por el arzobispo de Buenos Aires Monseñor. Mariano A. Espinosa. El 21 de octubre de 1922 se inauguraron las obras del mismo templo.

El 19 de marzo de 1938 el Cardenal Santiago L. Copello bendijo este templo que la feligresia erigió en homenaje a Monseñor. Antonio Sabelli en sus Bodas de Plata como cura párroco de Santa Julia.

Es, en realidad, un segundo edificio erigido bajo el mandato de Santiago Copello y que reemplazó al anterior. Algunos autores se lo atribuyen a Carlos Massa, pero pequeños detalles me hacen dudar que sea cierto.

El campanario central es el eje de simetría de dos torres de menor altura que también aparentan albergar campanas y que se presentan como cuerpos casi
autónomos que exceden el marco de la cara anterior de las naves laterales.

La luminosidad como los revestimientos y los materiales empleados en su interior (mármoles, ónix, granitos) no fueron frecuentes en el resto de las obras de Massa.

La planta es basilical pero tiene un tímido transepto a manera de las alas de la cruz latina de las catedrales góticas clásicas francesas. Si bien la decoración es discreta, las dimensiones del templo así como la calidad de los materiales empelados de mayor boato que el utilizado en la mayoría de las iglesias de Massa.

El letrero de bronce que hacen las veces de firma del arquitecto en la fachada se perdió por lo que tampoco puedo confirmar por este medio la autoría.

Se conserva una imagen venerada de Nuestra Señora de la Misericordia. La llevó al templo devoto genovés, en 1918, que durante la epidemia de fiebre amarilla y cólera hizo promesa de traerla de Savona, su pueblo, si libraba del flagelo a “este populoso barrio y toda nuestra Patria, pidiendo la fe profunda, el espíritu de unidad y de paz para todo el pueblo argentino”. Milagro que realmente ocurrió.

En esa época hacía la Novena en su casa, situada en Acoyte y Neuquén, y se llevaba en procesión pública por la plaza de Flores. Cuando se edificó la iglesia, la viuda de aquel devoto la donó a la parroquia.

A %d blogueros les gusta esto: