Parroquia Santa Ana y San Joaquín

Santa Ana y San Joaquin es una de las bellezas arquitectónicas de Villa del Parque. Posee una fachada en donde se pueden apreciar una mezcla de estilos clásico y románico. El frente está adornado por 4 columnas corintias y una torre con una cruz de hierro forjado

En 1912 arribaron al barrio religiosas de la congregación de Hermanas de la Caridad de María Bambina. Ellas es establecieron en unos terrenos en la calle Cuenca al 2600. Los mismos pertenecían a Antonio Cambiasso, uno de los primeros pobladores del barrio. Al año siguiente levantaron una capilla. En junio de 1913 se decidió erigir la parroquia en ese lugar ante el crecimiento del barrio. Se puso bajo la advocación de la Santa Niña y San Antonio de Padua.

Nueva Sede

El 15 de agosto de 1920 se decidió buscar una nueva sede parroquial. A tal efecto se creó una comisión encargada de recaudar fondos. El 31 de diciembre de 1923 se escrituró el actual terreno donde se emplaza. Parece que la parcela se la adquirió a la Congregación El Redentor de la Iglesia Evangélica Luterana. Ellos tenían allí una capilla de madera.

En de enero de 1924 se colocó la piedra fundamental. Las obras se comenzaron, pero fueron demorándose a lo largo del año. En esa época se puso bajo la advocación de Santa Ana.

Hacia fines de 1925 se levantaron las paredes del coro, se hicieron ventanas y se adquirió una campana de 500 kilos. El 17 de octubre de 1926 se habilitó provisoriamente la nave central. Durante 1927 se fueron recibiendo varias donaciones: altares, armonio, mosaicos, bancos, imágenes religiosas. También se construyó la casa parroquial además de conseguirse el altar mayor.

Finalmente la bendición de la nueva iglesia y el altar estuvo a cargo del Arzobispo José María Bottaro.

Durante la década de 1970 se realizaron modificaciones al templo, se cambiaron los ventanales. También las puertas vaivén de entrada. Se reformó el altar mayor y se restauró el mural que se encuentra en la bóveda del abside.

Cambio de nombre

En 2012, en el marco de los preparativos para las fiestas por el centenario de la parroquia se solicitó al arzobispo de Buenos Aires, en aquel entonces el cardenal Jorge Mario Bergoglio, que la parroquia pasara a estar bajo la advocación de Santa Ana y San Joaquín. No es fácil modificar el nombre de una parroquia tiene que haber una causa pastoral o teológica de fondo.

Como resultado de eso el propio Bergoglio firmó, el 1 de noviembre de ese año, el cambio que debía realizarse a partir del día en que la Iglesia celebra la memoria de los santos Joaquín y Ana, padres de la Virgen María. En sus argumentos expuso el pedido de la feligresía ya que, después del Concilio Vaticano II, el calendario litúrgico había unido en la misma fecha a los abuelos de Jesús. La parroquia , entonces. desde el 26 de julio de 2013 lleva ese nombre.

La estampa de esta iglesia se encuentra en el emblema oficial del barrio, junto con el Palacio de los bichos, la estación de tren y un farol.