BA Iglesias ®

Las Iglesias de Buenos Aires estan llenas de historias, conocelas

Parroquia Santa Amelia

La Parroquia fue creada por el Arzobispo de Buenos Aires, Cardenal Santiago Luis Copello, el 18 de diciembre de 1936.

Natalia Montes de Oca fue quien donó el dinero para la construcción del templo. En memoria de su madre,  Amelia Ramirez de Montes de Oca. Natalia tuvo una activa participación como socia dirigente de la Acción Católica Argentina y llega a ser Superiora General de la Compañía del Divino Maestro. Era una de los 4 hijos de Manuel Augusto Montes de Oca que tuvo activa participación como Ministro de Relaciones Exteriores en el grave diferendo con Chile solucionado con el Tratado General de Arbitraje de 1902.

El templo fue construido donde anteriormente funcionaba una curtiembre. Obra de Carlos Massa y el ingeniero Luis Migone. Este templo pertenece al estilo Neorrománico caracterizándose por sus muros gruesos y pesados con pocas ventanas y escasas aberturas. Su campanario único está anexado al edificio, con el distintivo escudo de Copello. Por fuera tiene una estructura sencilla, el frente no llama la atención, que es una de las características propias del periodo Románico. Para poder apreciar el frontis hay que visitarlo en otoño porque la frondosa arboleda hace imposible disfrutarlo en otra época del año. Su interior es sencillo con paredes revocadas, es de una sola nave con dos laterales que oficiaban de corredores originariamente y ahora tienen bancos por la masiva concurrencia de feligreses a sus misas. El altar presenta un sobre-relieve de Santa Amelia con sus tres hijos. Bajo el abside pende Jesús Crucificado, una hermosa talla en madera.

Acerca de Santa Amelia

Las fiestas patronales se celebran el 10 de julio a pesar de no estar en el nuevo Martirologio Romano . Amelia es el nombre castellanizado de Santa Amalberga de Maubeuge. Vivió en el siglo VII. Se casó con el Conde Witger, con quien tuvo tres hijos que son santos de la Iglesia Católica: Gudula, Emeberto y Reinaldo, a quienes educó. Siendo ya mayores, ella y su esposo ingresaron a monasterios Benedictinos, el Conde al monasterio de Lobbes y Amalberga al de Maubeuge en donde llevó una vida ascética y de oración. Al enviudar recibió el velo de manos de San Huberto de Lieja. Murió hacia el año 690 y fue enterrada junto a su marido, en el monasterio de Lobbes. Desde 1073 sus restos están en la iglesia de la abadía de Lobbes (Hainaut), Bélgica.

 

A %d blogueros les gusta esto: