Parroquia San Pedro

La piedra fundamental de la parroquia de San Pedro se puso el 11 de noviembre de 1915. Su diseño pertenece al padre salesiano Ernesto Vespignani. Se hizo cargo de su construcción el  el Arquitecto. Ernesto Fava. El objetivo de su construccion era para contener a la gran afluencia de inmigrantes que llegaban a La Boca.

El promotor de este templo fue el Padre Esteban Bourlot (1849-1910). Un sacerdote salesiano que mucho hizo por el desarrollo de la Parroquia San Juan Evangelista en el mismo barrio. Burlot consideraba de suma importancia que los pobladores de lo denominado Barracas Norte tuvieran un oratorio. Y había conseguido, para tal fin, un inmueble en Australia (hoy Quinquela Martin) entre Irala y Herrnandarias.

Doña Dominga Pascari de Frumento, que vivía al lado del lote que había comprado Burlot, decidió aportar el dinero para la construcción del templo. Pide a cambio que estuviera bajo la advocación de San Pedro, en memoria de su esposo Pedro Frumento. Pedro era un destacado farmacéutico del barrio que había fallecido en Italia durante unas vacaciones. Dominga, ademas, dejó a la parroquia su casa que hoy forma parte del complejo parroquial.

La Construcción de San Pedro

El oratorio de San Pedro se inauguró en  diciembre de 1916. Recién en 1928, monseñor Bottaro, dicta el decreto de errección como parroquia. Es de estilo neo-románico y posee una sola nave de 55 metros. Su torre campanario mide 20 metros y sus campanas llevan el nombre de San Pedro, la mayor y la menor San José, en memoria de  José Martinelli, cuya viuda la había donado.

El altar mayor, dedicado a San Pedro, esta acompañado por dos imágenes. A la izquierda Santa Catalina de Siena y a la derecha San Juan Bosco. De la decoración se encargo el pintor Augusto Fusilier en 1939, su trabajo que giró en torno a episodios del Pescador de Galilea durante su vida al lado de Jesús.

San pedro

San Pedro tiene algunos detalles dignos de mencionar. Una de ellos es que hasta 1940 tuvo sobre su portico la imagen de San Pedro porque una fuerte tormenta la derribó y nunca se volvió a reconstruir. Sobre la misma puerta y debajo del escudo que simboliza las llaves de San Pedro, una placa recuerda que la parroquia fue agregada a la Basílica Vaticana el 23 de febrero de 1930. Esto significa que goza de las indulgencias, privilegios y gracias espirituales que ostenta el mayor templo del catolicismo en Roma.

A %d blogueros les gusta esto: