Parroquia San Francisco Solano

El 12 de octubre de 1928 la parroquia San Francisco Solano comenzaba a funcionar en la capilla Nuestra Señora del Carmen, en Rodríguez Peña 840, jurisdicción de San Nicolás de Bari. El primer casamiento se realizó en enero de 1929. El primer bautismo el 5 de enero del mismo año.

En 1932 se trasladó a la sede de Escalada 1150. Allí funcionaba la capilla Nuestra Señora de Lourdes. Actualmente la parroquia Santa María Teresa Goretti. Siendo su párroco Sebastián Zoppi adquirió el terreno de Zelada 4771. Recolectó los fondos para el nuevo templo y casa parroquial 4771. El 30 de abril de 1938 se consagró el templo y se ocupó como sede definitiva.  Desde esa fecha a 1947,se nombró el párroco a Alfonso Mariano Donnis. 

El padre Donnis, es recordado por la feligresia. Se dice que luego de las misas de semana visitaba a los enfermos del barrio. Conversaba con los familiarae, que eran parte de su tarea evangelizadora.

La festividad de San Francisco Solano es el 24 de Julio. Se celebra con una procesión por el barrio.

Mugica

Carlos Francisco Sergio Mugica Echagüe fue un sacerdote que realizó la mayor parte de su labor comunitaria fue en la Villa de Retiro, que extraoficialmente lleva su nombre. Fiel a su concepción evangélica, Mugica jamás apoyó la lucha armada. Siempre sostuvo arduas discusiones sobre ese punto con los jóvenes que orientaba.  El 11 de mayo de 1974 fue emboscado cuando se disponía a subir a su automóvil Renault 4 azul estacionado en la puerta de esta parroquia donde acababa de celebrar misa. Allí lo asesinaron a balazos. Tenía sólo 43 años.

San Francisco Solano

Francisco Solano nació en 1549 en Montilla, Andalucía, España. Estudió con los jesuitas, pero ingresó a la comunidad franciscana porque le atraía la vida de pobreza y sacrificio de los religiosos de esa orden.

Recorrió el continente americano por 20 años evangelizando a los pueblos. Su viaje más largo fue el que hizo a pie desde Lima hasta Tucumán. Cuentan que mientras predicaba en La Rioja llegaron unos nativos a atacar a la población. San Francisco Solano salió con un crucifijo. Habló a los atacantes en su propia lengua, obteniendo que se detenga el ataque. Poco después se convirtieron.

El Santo es el Patrono del Folclore Argentino.