BA Iglesias ®

Las Iglesias de Buenos Aires estan llenas de historias, conocelas

Parroquia San Cayetano

La parroquia nació del corazón y la mente de un cura que supo ver que al barrio le estaba haciendo falta un lugar de encuentro con Dios. El padre Alberto Manuella, con el apoyo del entonces párroco de la Redonda, Monseñor Filippo, encaró la construcción y organización de la nueva parroquia.

El 12 de agosto de 1972 fuera consagrado el templo definitivo, diez años después de que la imagen de San Cayetano, donada por las hermanas siervas de San José, llegara a la primera casa donde había comenzado a funcionar la parroquia. Hoy los restos del padre Alberto se encuentran en el atrio del templo parroquial.

Los días 7 de cada mes, y en especial el 7 de agosto día de la fiesta grande de san Cayetano, la parroquia se agranda para recibir y abrazar a todos los que llegan hasta el patrono bendito del pan y del trabajo. Ese día una de las imágenes del santo sale al barrio y recorre sus calles.

Templo moderno, edificado de acuerdo a las nuevas normas litúrgicas. El atrio elevado sobre la calle parece poco amable y domina sobre un caótico nudo de calles que se aprietan para pasar debajo del puente ferroviario. Su arquitectura tiene influencia Brutalista ( inspirado por el trabajo del arquitecto suizo Le Corbusier, el término viene del frances “béton brut” u hormigón crudo)  ya que deja a la vista la estructura del edificio en hormigón y ladrillo. La planta es rectangular, tiene un primer piso que recuerda a un palazzo renacentista ya que es deja ver planta baja como si este fuera el patio interno del palazzo. Alli se encuentra el Camarín con otra imagen del color terracota.

El interior es una planta rectangular dispuesta sobre su lado menor y cubierta en su totalidad por un altísimo cono de hormigón que simula una tienda. En el centro del espacio pende un moderno Cristo. Sobre la puerta de acceso, del lado interior se aprecia un fresco de la ultima cena. Las esculturas de bulto poseen una anatomia geometrizada, rígida, con simetría aproximada y frontalidad. Los relieves que se encuentran en el altar recuerdan a la pintura bizantina en la que se representaba a Jesús en actitud pedagogica.

En cuanto a las pinturas encontradas allí, se dividen en dos, sobre lienzo y sobre ceramica. La pintura sobre lienzo tiene una influencia renacentista ya que posee una organizacion piramidal, estilo lineal, forma cerrada y color local; posee asi mismo, un fondo vaporoso e infinito que corresponden al Rococo. La pintura sobre ceramica tiene una anatomia no naturalista y en algunos casos geometrizada, colores fuertes y brillantes, y color local.

Vida de San Cayetano

En el año 1480 nace Cayetano. Su padre es Gaspar, Conde de Thiene y su madre María Porto. Tiene dos hermanos: uno mayor, Juan Bautista y Alejandro, el menor. A los dos años quedan huérfanos de padre. Con el comienzo del nuevo siglo, poco después del descubrimiento de América, Cayetano cursa la carrera de abogado. Sus compañeros lo eligen delegado estudiantil en la Facultad y sus profesores lo alaban por las altas notas obtenidas. Responde con sencillez: “Creo que valgo por lo que soy, y no por lo que los demás digan de mí.”

A los 36 años, el 30 de septiembre de 1516, Cayetano es ordenado sacerdote. Comienza su acción apostólica en Venecia. Le preocupa el excesivo lujo de los palacios y la miseria de los suburbios. Se propone: “no dejar de luchar hasta que vea a los cristianos correr hambrientos para nutrirse del Pan Sagrado.”

Organiza el primer Hospital de Enfermedades Infecciosas y cuando no queda dinero para pagar el sueldo a los mejores médicos de la ciudad ni para alimentar a los enfermos, ordena la venta de su biblioteca, lo último que queda de sus bienes: “Jamás dejaré de entregar lo mío a los necesitados hasta que me vea en tal pobreza que no me quede ni siquiera un metro de tierra para mi tumba, ni tenga un centavo para mi entierro.”

Mas tarde convence al Papa Papa Clemente VII a que apruebe un proyecto sobre un nuevo estilo de vida sacerdotal. Cayetano con varios compañeros dicen: “Somos célibes, como lo pide la Iglesia a todos sus sacerdotes. Queremos ser pobres: no poseeremos rentas, ni tierras. Sólo aceptaremos las donaciones espontáneas del pueblo. La riqueza no da al clero ni paz ni libertad para el apostolado. No viviremos ni en conventos ni en monasterios, sino en casas sencillas. Tendremos un superior responsable y dependeremos directamente del Papa. Nos dedicaremos al estudio de la Biblia, a la liturgia, a ayudar a los presos, pobres, enfermos. Nos Ilamamos Clérigos Regulares.”

Cayetano se traslada a Nápoles para comenzar a difundir el espíritu y las energías de los Clérigos Regulares. El pueblo de Nápoles se rebela contra el Virrey, representante de Carlos V. Tropas españolas y napolitanas se enfrentan en las calles y en las plazas. La furia de la multitud masacra brutalmente, el ejército imperial degüella sin contemplaciones. Cayetano, con sesenta y siete años, busca un acuerdo entre los rivales. Parece no conseguirlo. Enferma gravemente. Pide la Comunión. A las cinco de la tarde del 7 de agosto de 1547 muere.
El pueblo le atribuye la paz, porque los embajadores del Emperador traen un acuerdo justo.
El 12 de abril de 1671 el Papa lo declara santo junto con Rosa de Lima y Luis Beltrán (ambos difusores del Evangelio en Latinoamérica), Francisco de Borja y Felipe Benic

 

 

A %d blogueros les gusta esto: