BA Iglesias ®

Las Iglesias de Buenos Aires estan llenas de historias, conocelas

Parroquia San Antonio María Zaccaria

Empezó a funcionar en Montes de Oca 1815 como una capilla que pertenecía a la parroquia de la Natividad de María Santísima. Si bien la erección canónica es de 1948, el templo fue bendecido el 24 de diciembre de 1956. Al momento de su erección  se llamó “Nuestra Señora del Sagrado Corazón”

El templo es el único en la ciudad que esta a cargo de la Congregación de los Barnabitas (Orden de los “Clérigos Regulares de San Pablo” aprobada por la Iglesia en 1533) fundada por San Antonio María Zaccaria. En su ambiente socio-cultural se adelantó a la reforma y formó las comunidades de los Barnabitas, de la Iglesia de San Bernabé en Milán, de las Hermanas Angélicas y de los laicos “Coniugati” (Casados). El objetivo inicial de la Congregación fue la “renovación del fervor cristiano”, es decir, una decidida vuelta a la práctica cristiana en la vida privada y pública, centrada en la imitación del Crucifijo, la frecuencia de la Eucaristía y la meditación de la Palabra de Dios, especialmente, las cartas de San Pablo.

San Antonio Maria Zaccaria

Nació en Cremona, Italia, a fines de 1502. Se destacó en su niñez como catequista en la capilla de su barrio. Luego estudió medicina en Padua y como médico se dedicó en Cremona a la atención de los enfermos, deseando curar no solo las enfermedades físicas, sino también sus raíces espirituales. Fue ordenado sacerdote en 1528. En 1533 fundó la Orden de los Clérigos Regulares de San Pablo, Padres Barnabitas, las Hermanas Angélicas de San Pablo y los Laicos de San Pablo, con la finalidad de la renovación espiritual de la sociedad y de la Iglesia.

Su espiritualidad estuvo centrada en la predicación de Cristo Crucificado y de la Santísima Eucaristía. Agotado por los trabajos apostólicos, murió en Cremona, el 5 de julio de 1539. Después de varios siglos fue canonizado por el papa León XIII el 27 de mayo de 1897. Hoy los religiosos barnabitas se encuentran al servicio de la Iglesia en varios países de Europa, África, Asía y América.

En la región latinoamericana, se encuentran más de 80 de sus 390 miembros, entre sacerdotes y hermanos, distribuidos en más de veinte comunidades, dedicadas al servicio pastoral parroquial, de educación y en misiones. Sus vocaciones se forman en el noviciado de Brasilia y en el estudiantado regional de Santiago de Chile.

A %d blogueros les gusta esto: