BA Iglesias ®

Las Iglesias de Buenos Aires estan llenas de historias, conocelas

Parroquia Natividad de María Santísima

Su historia comienza el 8 de Junio de 1918 cuando se inauguró una escuela gratuita con el nombre de Nuestra Señora del Buen Consejo que estaba bajo la tutela de las religiosas de la Santa
Unión. El diseño arquitectónico perteneció a Alejandro Christophersen y fue llevado a cabo por la empresa constructora Pedro Stefanetti e Hijos. Ocupaba poco mas de media manzana y contenía, además, una Capilla. El edificio se  ubicada en la calle Santa María 953 del barrio de Barracas.

El 22 de Abril de 1931 Monseñor Santiago Copello cede esa capilla a las monjas de la Santa Unión y erigie formalmente la Parroquia de la Santa Unión de los Sagrados Corazones de
Jesús y María, inaugurada solemnemente el 14 de Mayo de dicho año siendo su primer párroco  Candelario Márquez. La directora del Colegio de esa Orden Marie Louise Molloy decidió colaborar con el Arzobispo de Buenos Aires para hacer una nueva iglesia en Barracas. Después de un tiempo, lograron reunir la suma de $65.000, de la época con la que se pudo adquirir un terreno en la calle San Antonio 555, donde hoy se asienta la actual parroquia y casa parroquial.

Se comenzó entonces entre los feligreses del barrio y algunas empresas a juntar dinero para su construcción, cuyos planos también fueron realizados por el propio Christophersen. Encontré, en un viejo boletín parroquial, que “La Compañía de colectivos nro. 45; la Industria Metalúrgica J.A. Saglio S.A., Ciriaco Loria (Transporte de Combustibles), Compañía General Fabril Financiera, Arando e hijos, Salzman y Cía (Medias Paris), Establecimiento Mecánico de Luis C. Turchi & Cía” fueron las empresas que ayudaron para concluir el edificio.

El 20 de Noviembre de 1938 se bendijo la piedra fundamental del nuevo templo. El 12 de Setiembre de 1943 se ofició una solemne Misa, a cargo de Monseñor De Andrea, cuando las paredes se elevaban muy poco del suelo. Finalmente, el 4 de Febrero de 1945 quedó habilitada formalmente la iglesia.

El templo fue consagrado e inaugurado el 12 de Mayo de 1945 también se consagró el Altar Mayor, en cuyo sepulcro se colocó las Reliquias de los Santos Sotero, Papa y Alejandro, Obispo, mártires y de Santa Florentina, Virgen. El altar es de mármol, con la Virgen de Luján en su parte alta. Mas arriba se encuentra un tríptico-también de mármol- que representa a Santa Ana, San Joaquín y su hija, la Santísima Virgen. A la izquierda se ve el altar de la Inmaculada Concepción; a la derecha, el del Sagrado Corazón, debajo de cuya imagen se halla el Sagrario. El Presbiterio esta adaptado a la liturgia postconcilio, sobre el altar actual, y en el centro del ábside, se halla una gran araña de hierro. Según consta en una placa interior, fue remodelado en 1975

Al continuar por la parte derecha-ya en el crucero-ubicamos a Cristo crucificado y la imagen de Santa Teresita del Niño Jesús. Siguiendo por el lado derecho hallamos imágenes de San Roque, el cinerario parroquial, la imagen de la Virgen del Rosario de San Nicolás y San Cayetano, encontrándose un confesionario entre medio de ellas.

En el crucero, del lado izquierdo, se encuentra la imagen de San José con el Niño y la imagen de la Virgen Niña. Al proseguir por el mismo lado de la única nave, encontramos hornacinas con las imágenes de Nuestra Señora del Carmen, de San Expedito, de San Martin de Porres y la de San Antonio.

Al ingresar reciben al visitante las imágenes de la Medalla Milagrosa y de San Expedito.

Hay seis vitrales de cada lado, con escenas de la vida de la Santísima Virgen. Arriba, en el coro, hay otros tres más pequeños, altos y angostos, siendo el central el mayor de ellos. Todos fueron realizados por el pintor catalán Antonio Estruch, que en 1922 había fundado en Buenos Aires una casa especializada.

Los bancos fueron donados por distintas familias de la parroquia, con pequeñas placas de bronce que indican el nombre de los donantes o de la persona en cuya memoria se efectuó la donación.

Frente al baptisterio se encuentra el cuadro del Beato Monseñor Tommaso Reggio.

A %d blogueros les gusta esto: