BA Iglesias ®

Las Iglesias de Buenos Aires estan llenas de historias, conocelas

Parroquia Sacratísimo Corazón de Jesús

El 25 de julio de 1945 fue bendecida la piedra fundamental y el 6 de marzo de 1948 erigida como Parroquia. El  predio circundante al templo era usado como lugar deportivo por gran cantidad de jóvenes. Luego fue ocupado por el actual colegio. Su origen fue en que buena parte de la feligresia, cercana al arroyo Maldonado, tuviera que recorrer muchas cuadras para asistir a misa en las iglesias cercanas.

El templo fue diseñado por Carlos Massa, y esta dentro de lo que llamamos patrón neorrománico.  Las aberturas son discretas, el muro presenta un revoque liso blanqueado que con el rojo de las tejas ofrece una dicromía de fuerte presencia identitaria en el contexto urbano. El campanario. a la izquierda, es un prisma casi puro en donde sólo avanzan con prudencia listones que originariamente eran de ladrillo a la vista. El nártex se presenta con un único acceso jerarquizado por archivoltas y sin decoración figurativa alguna. El interior impacta por la cantidad de frescos que se pueden disfrutar. Como así también el rosetón del frontis con un vitral del Sagrado Corazón de Jesús.

El interior fue reformado, según las normas litúrgicas del Concilio Vaticano II, en 1970, manteniendo la forma y estilo que tiene en la actualidad, destacándose la imagen del altar donde vemos al Corazón de Jesús con los brazos abiertos, imagen encomendada por Adelia María Harilaos de Olmos, benefactora de la parroquia, a una famosa santería de España. Adelia, además de su fortuna personal, heredó la de su esposo el gobernador de Córdoba Ambrosio Olmos.

En marzo de de 1958 se nombra al Presbítero Pedro Somolinos, como su párroco. Su pasión por la educación motiva a iniciar la construcción de un Colegio Parroquial. Comienza en 1959 con el Jardín de Infantes en el terreno adyacente y en 1962 la edificación del primer piso y en 1965 ya cuenta con dos pisos y el inicio de una Escuela Secundaria comercial de ambos turnos con una población total de 350 alumnos.Se unen a la Comunidad Parroquial, en esa época inmigrantes italianos que traen sus Santos Patronos de los respectivos pueblos, a ser: Nuestra Señora De las Nieves de Zungri, San Francisco de Paola de Catanzzaro y la Santa Crocce de Zungri.

En el Templo se hace la Capilla del Santísimo Sacramento, inaugurada y bendecida por Monseñor Ubaldo Calabresi el 24 de junio de 1990 y la Capilla de la Virgen de Luján con la imagen replica que fue inaugurada por el Arzobispo de Buenos Aires Juan Carlos Aramburu el 26 de junio de 1991.

Padre Rockero

Desde 1996 es vicario César Enrique Scicchitano Tagle, más conocido como el Padre César, que tiene una particularidad, posee una banda de rock llamada “Los Pecadores”. Fuera de la misa podemos verlo caminando por las calles del barrio o en el templo mismo con zapatillas, gorra y campera de cuero sobre la sotana. Además firmó contrato para editar un disco con la discográfica Sony Music. Su caballito de batalla es Francisco, compuesta en honor de Jorge Bergoglio, uno de sus amigos ilustres. Otro es Pity Alvarez. En la lista también estaba Pappo: siempre da su “bendición rockera” en el homenaje anual que se le hace al Carpo en Luján. César considera que hubo un hecho que lo iluminó, cuando un amigo lo llevó a la iglesia de San Ramón Nonato, en Villa Luro. “Allí me di cuenta del trabajo de muchos curas para la gente más pobre, haciendo una tarea importante, y sentí que era tiempo de pasar a los hechos”. En una nota concedida a Clarin en 2013 Scicchitano continua diciendo:

Yo venía haciendo música desde pibe. En un momento le di mucho lugar al mundo espiritual y entré al seminario. Pensaba que la música era un hobby, aunque tocaba, muchas veces me pagaban, y tenía alumnos. Pero en el seminario, a medida que pasaba el tiempo, había algo que me faltaba adentro, y era la música. En el último año, el padre Delfino me lleva con el padre Segade, un cura músico. El captó que a mi vida le estaba faltando música. Al principio fui con él a hacer música sacra, y con el tiempo volví a mi esencia: el rock, el adoquín, el barrio. Pude reunir el mundo espiritual con el de la música

A %d blogueros les gusta esto: