BA Iglesias ®

Las Iglesias de Buenos Aires estan llenas de historias, conocelas

Parroquia Nuestra Señora del Valle

Cuando ingresamos en la Parroquia Nuestra Señora del Valle podemos observar un estilo con pocas imágenes, una forma moderna y un gran vitral multicolor en el altar.

ns del valle altarSu historia se inicia el 30 de noviembre de 1920 cuando por iniciativa de los Canónigos Regulares de Letrán, la Curia Metropolitana decide la dedicación de una Capilla en honor de Nuestra Señora del Valle de Catamarca.

Posee un organo  marca: Mutin – Cavallié – Coll, del año 1910. El que se encuentra protegido por la ley de la legislatura de la ciudad número 5808/17

En 1921 se abre la nueva Capilla y en ella se instala una imagen de Nuestra Señora del Valle. En octubre de 1928, Monseñor Botaro resuelve que la Capilla se convierta en Parroquia. El templo actual fue bendecido en 1969.

Las procesiones tiene una particularidad, participan dos imágenes de la virgen. La actual con su vestidura de túnica blanca y manto azul junto a la réplica de la encontrada en la Gruta de Choya,  Catamarca,  entre 1618 y 1620 por un nativo.

Sobre la calle Sánchez de Bustamante, encontramos un mural que representa la religiosidad, el barrio, la murga, el tango.ns del valle

Sobre Nuestra Señora del Valle de Catamarca

 

Sobre la Congregación

Los Canónigos Regulares Lateranenses forman parte de una institución antiquísima, la de los Canónigos Regulares, que surge por inspiración e iniciativa de algunos obispos de los primeros siglos de la Iglesia, como San Martín de Tours (316-397) y san Eusebio de Vercelli (300 aprox. – 371) que quieren vivir con los propios sacerdotes, compartiendo los bienes. El reconocimiento oficial de la vida religiosa de los Clérigos se tiene con el Sínodo Lateranense del 1059, por obra de Ildebrando di Soana, después Papa Gregorio VII, con la reforma dicha Gregoriana. Las diversas comunidades (Abadías, Prioratos, Monasterios, Canónicas), fueron reagrupadas bajo la denominación de Orden de los Canónigos Regulares de San Agustín: aunque seguían, ya de hecho, el modelo de San Agustín, ahora adoptaban expresamente la regla. De la orden canonical hace parte también la rama femenina de vida contemplativa, es decir de Clausura: “le Canonichesse Regulari Lateranensi di San Agustino” presentes en Italia, Filipinas y España.

A %d blogueros les gusta esto: