Parroquia Nuestra Señora de Lourdes

La parroquia Nuestra Señora de Lourdes es un templo cargado de simplicidad. Denominado como arquitectura contemporánea madura. Lo realizó el arquitecto Jorge Eiras. Y es uno de los cinco templos donde se venera a la virgen en nuestra ciudad. La gruta a la derecha del altar está construida en mármol con un diseño que podría llamarse cubismo. Y la bella imagen de la virgen que te contempla realmente deslumbra

[googlemaps https://www.google.com/maps/embed?pb=!1m18!1m12!1m3!1d3285.6248022983214!2d-58.469596884694994!3d-34.563053980470045!2m3!1f0!2f0!3f0!3m2!1i1024!2i768!4f13.1!3m3!1m2!1s0x0%3A0x827b573793797069!2sParroquia+Nuestra+Se%C3%B1ora+de+Lourdes!5e0!3m2!1ses-419!2sar!4v1486647503748&w=900&h=300]

Si bien la parroquia Nuestra Señora de Lourdes, se constituyó como tal en 1959, el templo se edificó después. Más precisamente en 1966, y se bendijo el 6 de octubre del mismo año.

parroquia nuestra señora de lourdes gruta
Imagen en la gruta de mármol

El mentor de la parroquia Nuestra Señora de Lourdes

Monseñor Fermín Lafitte, el Arzobispo con menos tiempo en el cargo de la historia de la Arquidiósesis, no pudo firmar el decreto de erección canónica por un tema de tiempos.

Sin embargo se lo considera el mentor de la parroquia Nuestra Señora de Lourdes. Pero no pudo concretar su creación ya que falleció repentinamente antes de hacerlo.

Laffite , siendo Arzobispo de Córdoba se lo designa, en 1956, como Administrador Apostólico «Sede Plena» de la Arquidiócesis de Buenos Aires, cuyo Arzobispo era el cardenal Copello. En 1958 el mismo Pontífice trasladó a Lafitte a la Arquidiócesis de Buenos Aires, como Arzobispo Coadjutor con derecho a sucesión, con retención del cargo de Administrador Apostólico.

El 26 de mayo de 1959 el papa Juan XXIII designó al cardenal Copello al frente de la Cancillería Apostólica, con lo cual la Arquidiócesis de Buenos Aires quedó vacante y  Lafitte pasó automáticamente a ser Arzobispo de Buenos Aires. Pero murió repentinamente menos de tres meses después, el 8 de agosto de 1959. Sus restos reposan en la Catedral Metropolitana.