BA Iglesias ®

Las Iglesias de Buenos Aires estan llenas de historias, conocelas

Parroquia Nuestra Señora de la Visitación

La parroquia tiene su sede en la antigua capilla del monasterio de la Visitación, fundado el 7 de febrero de 1876, perteneciente a la Orden de la Visitación de María. Al llegar a Buenos Aires, las hermanas instalaron su monasterio en Beruti y Larrea, donde hoy se encuentra el Colegio San Miguel, siendo su capilla la actual parroquia Santisimo Redentor. La Orden vende ese inmueble a los padres lourdistas porque la zona se había vuelto muy poblada y ruidosa, un obstáculo para su estilo de vida contemplativo.

En 1913 se trasladan a la calle Paez y Nazca, a templo sin terminar. El monasterio, construido bajo la dirección de Rómulo Ayerza, ocupaba toda la manzana. En 1924,  con el aporte de Martin Pereyra Iraola (hijo de Leonardo que construyó la Basílica del Sagrado Corazón en Barracas), recomenzaron las obras y fue bendecido el 23 de agosto de 1925. Los trabajos de edificación fueron concluidos por Rafael Ayerza, hijo de Rómulo.

En 1982, ante el avanzado grado de deterioro del monasterio y la imposibilitad de poder arreglarlo la Orden se trasladó a la ciudad de Pilar, a un inmueble donado por los Hermanos Maristas. El  templo fue entregado al Arzobispado, quien, con la firma del Cardenal Aramburu, dictó el auto de erección a parroquia en junio de ese año. El monasterio fue demolido y  por muchos años el terreno fue una suerte de baldío en el que solían parar circos, hasta que, por acción de una comisión de vecinos, se construyó la actual plaza “De los periodistas”

El estilo de la iglesia es neo-románico, salvo la torre campanario que es un elemento neo-gótico. A diferencia del atrio el nártex es pequeño, rodeado por puertas de madera con paneles sin imágenes.

El interior está dividido en ocho partes separadas por arcos, sostenidos por columnas que nacen en pequeños pilares y que llegan al techo, dos de los cuales se encuentran sobre el coro y el presbiterio. En el centro del ábside, hay un mosaico que se eleva como fondo del retablo mayor, con la escena de la Visitación, en clara alusión a la Orden que fuera titular del inmueble como a su designación actual; fue realizado en Austria, traído en barco, y colocado en 1930.

En las paredes de la única nave se encuentran varios altares, de diferentes tamaños, todos de mármol y con un templete coronado en cruz. En el lateral derecho, y al costado del presbiterio, está la imagen de San José con el Niño. Le sigue otro mas grande dedicado al Sagrado Corazón, con Santa María Margarita de Alacoque a sus pies (explícita referencia a su carácter de visitandina).  En el techo del púlpito se encuentra la representación clásica del Espíritu Santo, manifestado como una paloma blanca irradiando dorados rayos, y los cuatro evangelistas. También allí se ve, sobre una peana, al patrono de Buenos Aires, San Martin de Tours. A la derecha de este, hay un crucifijo donado por Sara Pereyra Iraola, hermana de Martín; ella también obsequió el Vía Crucis policromado que luce en las paredes del templo. El lateral derecho termina con una imagen en madera del Nazareno.

A la izquierda de la nave se encuentra el altar del Calvario (Jesús, la Virgen María y San Juan Evangelista), otro con la imagen de la Inmaculada Concepción. También hay, sobre una peana, una antigua estatua de San Juan María Vianney. Le siguen dos representaciones que comparten el pedestal y reciben la misma veneración de origen peruano: Santa Rosa de Lima y San Martín de Porres.

En el centro de la nave, y enfrentados entre si hay dos bellos cuadros uno de Jesús Misericordioso y el otro Nuestra Señora que Desata los Nudos. En la festividad de Pentecostés de 1996, el entonces Obispo de San Martín, Raúl Omar Rossi, dedicó el altar a Nuestro Señor y a Nuestra Señora de la Visitación, colocando  las reliquias de los santos Francisco de Sales, Juana Fremiot de Chantal y Vicente de Paul. Hay 21 vitrales en la iglesia con figuras geométricas que simbolizan cruce. De día, por la ubicación que tiene el templo la luz ingresa por ellos y le dan una gran luminosidad diurna

 

 

 

A %d blogueros les gusta esto: