Parroquia Dulcísimo Nombre de Jesús

La parroquia Dulcísimo Nombre de Jesús, tiene sus orígenes en 1938. Ese año en Pacheco y Núñez, se realiza una misión, bajo carpa,dirigida por el Cura Párroco de Nuestra. Señora del Pilar, con auspicio de la Parroquia Nuestra Señora del Carmen dentro de cuyo territorio se hacía.

El 25 de Julio de 1940 el Arzobispo de Buenos Aires, Santiago Copello, erige canónicamente la Parroquia Dulcísimo Nombre de Jesús, desmembrándola de la Parroquia de Urquiza. El terreno para la construcción del templo y casa Parroquial, fue cedido por la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires. Una vecina, Sara Aberg Cobo, contribuyó a los gastos de la obra en memoria de su tía María Manuela Pearson. Todos miembros de la alta sociedad inglesa.

La inauguración y bendición del templo ocurre cinco años después. En el mientras tanto la parroquia funcionaba en el Centro Catequístico, Colodrero 3586, domicilio de Pablo Iriondo. Construida de ladrillo a la vista con una torre campanario de cuatro cuerpos. Sobre el pórtico la imagen de Jesús, con los brazos abiertos, llama a ingresar. Su interior es sencillo. Una sola nave con arcos de medio punto. El techo, a dos aguas, deja apreciar el machimbrado. Sobre los laterales sendos pasillos actúan de corredores. En ellos se encuentran algunas imágenes sobre peanas.

Sobre la pared que da a Crisologo Larralde, un ventanal permite ver, desde afuera, al Cristo Crucificado. Lo mismo ocurre, mas adelante, con el altar del Santísimo Sacramento. Frente a él, del otro ala, está el Baptisterio que da al patio interior. Esta apertura, a traves de ventanas a la altura de la calle, le dan al lugar un aire participativo.

La parroquia se caracteriza por tres devociones que movilizan a muchos feligreses. La de San Expedito, San Roque y Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa.