Montserrat, su parroquia y el mondongo

Montserrat, su parroquia y el mondongo.

El barrio de Montserrat comenzó a ser llamado así con la creación de la Hermandad de Nuestra Señora de Montserrat, en 1755. En la manzana delimitadas por las hoy Belgrano, Lima, Moreno y Salta, propiedad de la citada cofradía, se decidió construir un templo. El arquitecto turinés fue el contratado para su construcción. El lugar estaba muy poblado y era necesario que sus habitantes tuvieran un lugar de oración. El lugar, por estar en el borde de la metrópoli tenia habitantes con un nivel económico bajo, y a eso apuntaba la Hermandad, llevar la palabra de Dios a los mas humildes. Los habitantes acomodados de la Ciudad concurrían a Santo Domingo, San Francisco, San Ignacio, la Merced y la propia Catedral.

Buena parte de los que residían en torno a la nueva iglesia eran esclavos provenientes de África. Además de la práctica de sus rituales originarios, con la evangelización recibida comenzaron a ser devotos de la Virgen Morena de Montserrat. Una forma de sentirse identificados con un ser espiritual que tuviera su mismo color de piel. Su pobreza extrema hacia que comieran lo que los ricos desechaban. El estómago de la vaca, mondongo, era lo que mas ingerían. La zona cercana al barrio tenia el olor característico de su cocción.

Entre las muchas costumbres peculiares de la zona, tenía lugar un muy pintoresco espectáculo que pasó a formar parte de las tradiciones porteñas, los 8 de septiembre se realizaba la procesión de la Virgen Morena. Centenares de africanos desfilaban detrás de la imagen venerada y se oían percusiones bien candomberas. Así fue como además de llamarlo barrio del mondongo, se lo nombraba como barrio del tambor.

En “El Vagabundo 1839” del libro de cuentos “Misteriosa Buenos Aires” de Manuel Mujica Laínez menciona una clara referencia a que el barrio era rosista (los mulatos y los gauchos era el grupo de habitantes que estaban a favor de Rosas). La fiesta puede referirse a los carnavales porteños. Dice Manucho:

En el zaguán aplastase la gente. El olor de los asados que crepitan detrás de la iglesia se mezcla al perfume de las magnolias. Hay quienes se han puesto de rodillas. Afuera, brilla el rojo. Todo es rojo en la parroquia de Monserrat, esta mañana de fiesta: las colgaduras, los cintajos, los abanicos, las testeras y cóleras de los caballos, los chiripás que ondulan en la brisa. Las flores y el hinojo alfombran las calles. Ilumínanse los vidrios de las casas con las luces internas y se recortan, pegados en las ventanas, los versos que elogian al Restaurador, a Rosas el Grande. Y el Restaurador avanza de pie, en la majestad del lienzo enorme pintado quizás por García del Molino (Fernando García del Molino militar y pintor chileno). Triunfa en el carro lento, tapizado de seda escarlata, que los clérigos, los militares y los magistrados empujan hacia la iglesia de Monserrat, como si condujeran en alto, sobre las ruedas pesadas, una hoguera

Montserrat, su parroquia y el mondongo.

La Parroquia de Nuestra Señora de Montserrat , conocida como la iglesia de los Catalanes , fue fundada en el siglo XVIII. El primer bautismo registrado está fechado el 12 de enero de 1770 y pertenece al niño Manuel Benito Casa de Baie, hijo de Mariano Casa de Baie, nacido en Cataluña, y Ana Durán, nacida en Buenos Aires. A la parroquia de Montserrat asistieron mayoritariamente fieles de origen humilde, aunque también se celebraron bodas y bautizos de las familias patricias de Buenos Aires, entre ellas la boda de Joseph Gregorio Belgrano con Casiana Cabral, miembros de las más ilustres familias de la ciudad.

Su primer párroco fue Francisco Antonio de Suero, quien sirvió hasta 1791, siendo reemplazado por Juan Nepomuceno Solá, párroco de la parroquia hasta 1819. Otro párroco distinguido fue Manuel Velarde, quien sirvió en la parroquia de Montserrat desde 1857 a 1870.

La fachada original fue obra del arquitecto italiano Antonio Masella . La vista actual del templo fue encargada a los arquitectos Pablo Scolpini y Manuel Raffo, teniendo su inauguración el 10 de septiembre de 1865.

Si llegaste hasta aquí…

quiere decir que te gustó la lectura y te lo agradecemos profundamente. Estamos convencidos que detrás de cada templo hay historias que merecen ser contadas. Te pedimos por favor que nos des una mano para seguir haciéndolo. BA Iglesias es una organización laica que no recibe ninguna financiación, por eso te pedimos que nos ayudes. Por favor ¿podrías colaborar con el valor de un café para apoyar a BA IGLESIAS?

Colaborar

Credito de foto de portada Roberto Fiadone

Renuncia: BA Iglesias no reclama ningún crédito por las imágenes que aparecen en nuestro sitio a menos que se indique lo contrario. Todo el contenido visual está protegido por derechos de autor de sus respetuosos propietarios. Intentamos enlazar a fuentes originales siempre que sea posible. Si posee los derechos de cualquiera de las imágenes y no desea que aparezcan en BA Iglesias, póngase en contacto con nosotros y se eliminarán de inmediato. Creemos en proporcionar una atribución adecuada al autor, artista o fotógrafo original.

Un comentario en «Montserrat, su parroquia y el mondongo»

  • el 05/10/2017 a las 08:19
    Enlace permanente

    Buenas, deberian pùblicar màs fotos del interior de montserrat. muy bueno el articulo.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.