Parroquia y Santuario San Antonio de Padua

El Santuario San Antonio de Padua es el más antiguo de Buenos Aires. La otra Iglesia en la ciudad bajo la advocación del Santo es la Basílica San Antonio en Villa Devoto.

Parque Patricios se conocía como San Cristóbal Sud. El límite natural erl el Zanjón de las Quintas. Conectaba el Este con el Oeste de la ciudad. Desde las barrancas de Lezama hasta las proximidades de los bañados de Flores. Perteneció al partido de San José de Flores de la Provincia de Buenos Aires hasta la federalización de Buenos Aires en 1880. Hacia el Sur las tierras eran bajas e inundables. A fines del siglo XIX el Zanjón toma el nombre de la batalla de Caseros. Donde Justo José de Urquiza venció a Juan Manuel de Rosas.

A principios del siglo XX comenzó a surgir propiamente el barrio de Parque Patricios. Era apenas un grupo de casas. Una zona donde las calles de tierra y el barro en los días de lluvia constituían una parte del paisaje. Así como también un gran basural: ‘La Quema’. Donde una humareda blanca se alzaba sobre los residuos domiciliarios de la ciudad que se intentaban reducir a cenizas.

El inicio

Corría el 1900 y el padre Fernando M. Pearson construyó una capilla en un galpón. A la que puso bajo la advocación de San Antonio de Padua. Convirtió, así, a ese lugar de la periferia en un centro religioso. Los vecinos comenzaron a asistir. Primero los días 13 de junio y luego todos los 13 de cada mes. La elevaron a parroquia en 1907. En el mismo acto se nombraba cura y vicario al mismo Pearson. El estuvo allí hasta 1913, en ese año lo trasladaron a la Inmaculada Concepción de Belgrano.

Su sucesor, al ver tanta devoción, convocó a la feligresía a contribuir con un centavo. El objetivo construir un templo digno para el Santo. Su construcción se inició en 1923. Demoraron 7 años en concluirlo. En 1982, el templo fue declarado ‘santuario’.

Arquitectura

La estructura arquitectónica es barroca de una torre-reloj, arcos de medio punto, columnas corintias, galería en el atrio, hornacina con San Antonio y óculos luminarias. Mide 50 por 14 metros. El interior es de una nave, con capillas enmarcadas por columnas corintias y valiosos retablo en mármol tallado. Tiene vitrales bellísimos que producen un efecto especial sobre la iluminación interior. Una de sus reliquias es la Pila Bautismal realizada a mano que representa el Bautismo de Jesús.

Miles de peregrinos que llegan de todos los puntos del país se acercan a la fiesta popular de San Antonio para agradecer los bienes recibidos a lo largo del año y honrar al santo conocido en todo el mundo, en el aniversario de su muerte ocurrida el 13 de junio de 1231.

El párroco, presbítero Jorge Sabaté, me contó en 2008 que San Antonio “protege a las familias con su intercesión y esta devoción se mantiene y acrecienta desde hace 800 años” y agregó además que el santuario “está enraizado en el corazón de Parque Patricios desde hace más de 100 años, acompañando la fe de uno de los barrios más emblemáticos de Buenos Aires”.

A %d blogueros les gusta esto: