En el año 1960 nace Maria Reina. Como un desmembramiento de la Parroquia Del Carmen. A quien llaman madre de parroquias de Villa Urquiza. La coronación de la imagen de la virgen la llevo a cabo el entonces Cardenal Jorge Bergoglio

El 18 de octubre de 2014, se celebró la misa de recepción y entronización de la reliquia de la sangre de San Juan Pablo II. La celebración eucarística la presidió el cardenal Mario Aurelio Poli. La reliquia se envió desde Cracovia, Polonia.

Allí también se venera la imagen de San Juan Pablo II realizada por el artista Alba Blotta. También otra de la Virgen de Guadalupe bendecida por el Papa santo con motivo del Jubileo del 2000. Esta se trajo desde México. Ademas hay entronizada otra imagen, la de María Reina de la Paz, que un grupo de peregrinos trajo del santuario de Medjugorge, en Bosnia.

Según explicó a AICA el párroco, presbítero Fernando Lorenzo, la iniciativa responde a que la parroquia -que el año próximo celebrará su 50º aniversario- tiene como titular a María Reina y en distintas oportunidades recibían consultas acerca de si contaban con alguna imagen de esta advocación, o si sabían de algún lugar en el que se la veneraba, por lo que se le encomendó a un grupo de peregrinos la tarea de conseguir la imagen, hacerla bendecir y traerla a Buenos Aires.

Santa María Reina

Este título mariano manifiesta la conexión que entre la realeza de María y su asunción a los cielos. La doctrina de la Iglesia dice que si María subió en cuerpo y alma al cielo, lo hizo para ser allí coronada por su hijo, Jesús, como Reina y Señora de cielos y tierra. La realeza de María es un tema tradicional en la Iglesia, proclamada por la tradición oriental y occidental. La liturgia la llama Reina en varias antífonas. Desde hace mil años se reza y canta en toda la Iglesia la invocación “Salve Regina”.

Pío XII clausuró el Año Mariano Universal, el 11 de octubre de 1954, instituyendo la fiesta litúrgica de María Reina y publicando una Carta Encíclica -“Fulget corona”– sobre el tema. El Concilio Vaticano II en la Constitución “Lumen Gentium”, declaró que “María es asunta a la gloria celestial y ensalzada por el Señor como Reina Universal”.

Menú de cierre
A %d blogueros les gusta esto: