Parroquia Madre Admirable

La Parroquia Madre Admirable pertenece al decanato 3 de la Vicaría Centro. La fecha de erección canónica es 15 de agosto de 1984. Comenzó a oficiar misas al mes siguiente.

Los abuelos de Concepción Unzué de Casares (una de las donantes del Asilo Unzué de Mar de del Plata) dejaron un testamento en el que obligaban a sus herederos a erigir en su memoria, una obra a favor de los pobres.

Hacia fines de 1918 Casares  le ofrece a las Hermanas Franciscanas Misioneras de María hacer una escuela taller para niñas pobres, en Buenos Aires. 

Parroquia Madre Admirable
El fresco del Altar representa la Coronación de María, madre de todo lo creado

Concepción compra una casa ubicada en Arroyo y Suipacha que pertenecía a la familia Pinedo. El predio era bastante grande y tenía jardín. En 1920 las hermanas Rahbana, Casimira y Modesta formaron la primera comunidad en “Mater Admirabilis”. El 30 de octubre de ese año el Padre General de la Orden Franciscana bendecía la capilla provisoria y celebraba la primera Misa.

La construcción de la Parroquia Madre Admirable

En noviembre de 1921 se termina de construir la primera capilla. La Escuela comienza a funcionar ese año, con 22 alumnas. Se llamó Josefa Capdevila de Gutiérrez. Nombre de la abuela de Concepción Unzué. Los 2 Cristos Crucificados que tiene el templo son de 4 clavos. El Cristo de los cuatro infinitos dolores. Ese es el que en Atienza (España) veneran desde el siglo XIII.

El templo actual se bendijo en agosto de 1938. Con el correr del tiempo la congregación decide dejar la obra. Entrega el complejo al Arzobispado el 18 de agosto de 1982. El 25 de abril de 1983 fue declarado iglesia. Al erigirse en parroquia asumió el mismo título de Madre Admirable.

El complejo lo conformaban el templo, la escuela parroquial y un hogar de ancianas.

Atentado en la Embajada de Israel

Así quedó el asilo, a la izquierda el templo intacto

El 17 de marzo de 1992, a las 14.47, un atentado con explosivos dirigido contra la Embajada de Israel, situada frente a esta Parroquia, destruyó totalmente dicha sede diplomática. Allí perdieron la vida 29 personas y resultaron heridas más de 200.

Entre las víctimas fatales se encuentra el Padre Juan Carlos Brumana, quien se desempeñaba en la Parroquia. 

parroquia madre aldmirable
Placa recordatoria

El hogar de ancianas quedó totalmente inutilizable. Sólo una parte se recuperó. Es el edificio que hoy vemos en la esquina de la calle Suipacha. Se utiliza para actividades pastorales.

El colegio parroquial, ubicado en la parte interior del predio, permaneció cerrado durante un año, hasta que se pudo poner en condiciones nuevamente.

¿Milagro en la Parroquia Madre Admirable ?

Del templo solo se rompieron los vitrales de origen francés. Evidentemente podemos hablar de milagro. Los vitrales actuales son de 1999. Representan a San Francisco de Asís, Maria y a San José, en actitudes contemplativas.

El diseño pertenece a Juan Bautista Ramírez, un sacerdote de 36 años que vivió la parroquia. Estudiando en Europa, quedó muy impresionado por los vitrales de Marc Chagall, que relacionan lo contemporáneo con lo eterno, en antiguas iglesias de Zurich, en Suiza, o de Metz, en Alemania.

Ramírez imaginó un simbolismo de estilo moderno. Sus bocetos fueron examinados por Anne Mette Johansen, dibujante y pintora profesional graduada en la Academia Nacional de Bellas Artes. Tambien por monseñor José Luis Duhourq, de la Comisión de Arte del Arzobispado de Buenos Aires.

La realización es del artista Fivaller Subirats, hijo de un vitralista, que concretó un paciente trabajo artesanal

Imagen de la Madre Admirable

Imagen de la Madre Admirable
Óleo realizada por una religiosa de las Hermanas Franciscanas Misioneras de María en Roma

La santa imagen la pinta Pauline Perdreau, una religiosa del Sagrado Corazón, en su convento de Trinitá del Monti, Roma, en el año 1844. Su deseo es «hacer presente a la Santísima Virgen» sobre uno de los muros del claustro. Dos años despues el Papa Pío IX visita 1846 el lugar y al ver el cuadro exclamó: «¡He aquí verdaderamente a la Madre Admirable!».

La imagen representa a María adolescente, cuando mediante la oración, el estudio, el trabajo y la pureza, se forma, en el templo de Jerusalén, para su sublime misión. La oración está simbolizada por los ojos bajos y meditativos de la Virgen y el panorama de praderas y de cielo que se abre a sus espaldas. El estudio, por el libro abierto que yace sobre su canasto de costura. El trabajo, por el huso que sostiene en su mano. La pureza, por el lirio que se yergue a su costado.

La imagen que se halla en la entrada de nuestra parroquia es una reproducción al óleo realizada por una religiosa de las Hermanas Franciscanas Misioneras de María. Fue enviada a Buenos Aires en 1921, a pedido de doña Concepción Unzué de Casares, ex alumna de los Sagrados Corazones, para colocarla de Patrona del Colegio y capilla que había fundado, dándoles su gestión a esas religiosas.

A %d blogueros les gusta esto: