La Purísima de San Gabriel Brochero

La Purísima de San Gabriel Brochero es una iglesia de Villa Mitre. Se encuentra ubicada en Caracas 533. Es el único templo bajo esa advocación en la Ciudad. La Capilla se llamaba originalmente María Madre Purísima. En 2017 recibió la mención del santo argentino. Es simple, sencilla, como era el Santo. Si la sacamos del lugar y la llevamos a una sierra cordobesa no desentonaría con el paisaje.

José Gabriel del Rosario Brochero vivió entre 1840 y 1914 y evangelizó a lomo de mula las sierras cordobesas. Murió leproso y ciego. El 14 de septiembre de 2013 la Iglesia lo beatificó. El 16 de octubre de 2016 lo designó Santo. Ese fue el final. Pero vamos a comenzar por el principio.

Su Infacia

Su familia era de una profunda vida cristiana y en ese ambiente devoto creció José Gabriel. Y no fue extraño que dos de sus hermanas escogieran ser religiosas del Huerto. En el año 1856, con 16 años, guiado los consejos del padre Adolfo José Villafañe, ingresó al Colegio Seminario de Córdoba Nuestra Señora de Loreto.

Fue ordenado presbítero diez años después, por el obispo José Vicente Ramírez de Arellano. El 10 de diciembre del mismo año ofició su primera misa. La epidemia de cólera que devastó a la ciudad de Córdoba en 1867, lo encontró desempeñando su ministerio como teniente cura en la Catedral. Este fue uno de los períodos más ejemplares, más peligrosos, más fatigosos y heroicos de su vida. El flamante padre Brochero estrenó su vida sacerdotal socorriendo a enfermos y moribundos.

Camino a las Altas Cumbres

A fines de 1869, Brochero fue nombrado Párroco del extensísimo curato de San Alberto, en el oeste cordobés, al otro lado de las Sierras Grandes. El departamento tenía una superficie de 4.336 kilómetros cuadrados de sierras escarpadas y caminos inhóspitos. San Pedro era la cabecera del departamento y allí llegó el joven sacerdote, después de tres días de viaje en mula a través de las sierras.

En 1875, con la ayuda de sus feligreses le permitieron recoger donativos, construyó la Casa de Ejercicios de la entonces Villa del Transito que se inauguró en 1877 con tandas que superaron las 700 personas. Durante su ministerio parroquial, pasaron por esta Casa, más 40.000 personas.

Con la finalidad de proveer agua a los vecinos de la Villa, la Casa de los Ejercicios Espirituales, el Colegio de Niñas y la quinta, Brochero construyó en 1882, un canal de irrigación que llevaría agua del río Panaholma a Villa del Tránsito y cuando la topografía del terreno no permitió, levantó un acueducto con piedras, troncos y material cocido en el paraje conocido como “Los Chiflones”.

Sus últimos días

En 1907, renunció al Curato del Tránsito por su delicado estado de salud. En estos años se trasladó nuevamente a su pueblo natal, donde escribió un testamento donde manifestó:

“Que mis albaceas me hagan hacer con algún carpintero de esta Villa, un cajón sencillo, para que algo gane con esa obra, y colocado en él mi cadáver sea enterrado en el suelo en cualquier punto de la calle principal de la entrada del cementerio actual”.

Permaneció en Villa Santa Rosa hasta 1912.

Por solicitud de sus antiguos feligreses, volvió a Villa del Tránsito, donde su hermana lo cuidó hasta el 26 de enero de 1914 que murió ciego y con lepra. Pocos días después de su muerte, un diario católico de Córdoba escribió:

“Es sabido que el Cura Brochero contrajo la enfermedad que lo ha llevado a la tumba, porque visitaba y hasta abrazaba a un leproso abandonado por ahí”.

El Padre Guillermo Ortiz, jesuita, que tuvo a su cargo las catequesis brocherianas durante el proceso de beatificación, dijo de él:

“Para saber quién fue el cura Brochero, hay que subirse al cerro Champaquí que es lo más alto tras las Sierras Grandes de Córdoba, a 2800 metros de altura. Y desde allí contemplar la extensión hasta los llanos de La Rioja, porque el corazón del cura Brochero, sacerdote abnegado y evangelizador incansable, recorrió todo ese territorio a lomo de mula. Brochero era un cura pobre de cosas, pero muy rico de cariño por la gente, como Jesús. Las sierras son muy duras para sus habitantes y, como ahora, había mucha miseria material y espiritual.

 

baiglesias

I am Miguel Cabrerta Journalist and BA IGLESIAS founder`s . Currently living in Buenos Aires, Argentina. My interests range from religious tourism to writing. I am also interested in sports and running.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: