La Catedral de Avellaneda Lanús

La historia de la Catedral de Avellaneda Lanús comienza a principios del siglo XIX. De el 1700 la zona comenzó a poblarse lentamente producto de las diferentes barracas que se construyeron a la orilla del Riachuelo.

En 1791 se construye un puente de madera que la une con la ciudad de Buenos Aires. Esa plataforma fue quemada por orden del Virrey Sobremonte en 1806, para evitar que las tropas inglesas, desembarcadas en Quilmes, llegaran a Buenos Aires.

Nueve años después de ese hecho, las cronicas aseguran que un genovés, Nicolas Paduán, decidió levantar una capilla en sus tierras. Los trabajadores de las barracas participaban de las misas solo los dias festivos. El templo es bautizado por ellos como “La Capilla del Italiano”. El lugar cambia de manos y en 1835 su nuevo propietario, el militar Fabián Rozas le pide al al Obispado para instalar en ella un oratorio público.

Luego de repararla se reinagura un 8 de agosto bajo la advocación de Nuestra Señora del Rosario. Años más tarde, producto del auge del lugar, por la instalacion de los saladeros, se crea el partido de Barracas al Sur. Y el 13 de enero de 1854, el Obispado de Buenos Aires crea el Curato del Tránsito o Asunción de la Virgen Santísima. La capilla se designa como sede parroquial “hasta tanto se construya otra con la comodidad y la decencia correspondiente al Culto Divino y a la Administración de los Santos Sacramentos” .

La antigua Catedral de Avellaneda

En 1857 la Municipalidad de Barracas al Sur resolvió la construcción del templo parroquial. La construcción se inició en octubre de 1858 y dos años mas tarde se bendice e inaugurada la nueva Iglesia Parroquial, con su nave lateral, que daba al sur, inconclusa, la nave norte terminada a medias, una torre levantada sin cúpula y la otra recién comenzada, sin revoques y sin imagen, ya que esta se adquirió recién en 1866.

Con el cambio de siglo llegaron las primeras reformas, se modificó el frente, se levaron las torres, se amplió la nave central, se erigió una nueva bóveda y se reconstruyeron el piso, la sacristía, el baptisterio y el despacho parroquial.

En 1961, se crea la Diócesis de Avellaneda elevando el templo al status de Catedralartido de Quilmes).

La clausura y demolición

Interior de la Catedral de Avellaneda

En 1966 se detectan “señales que aconsejan la necesidad de cerrarlo; parte de los cimientos han cedido y las dos torres, así como la fachada, manifiestan inestabilidad. Las causas serán la antigüedad propia del edificio y la constante trepidación de automotores por la Avenida Mitre. Y la próxima construcción de un edificio de varios pisos en San Martín y Lavalle, estimándose que los golpes del martillo mecánico que introducirá los pilotes provocará vibraciones de consecuencias imprevisibles para la Catedral”.

La demolición de la antigua catedral de Avellaneda comienza el 9 de abril de 1971. Y algo que es realmente increible, sus elementos religiosos se subastaron públicamente, se pierde asi parte de la historia del templo.

Desde el 1º de mayo de 1984, Avellaneda cuenta con una de las catedrales más modernas, funcionales y renovadoras de nuestro país. Con su diseño irregular, su imponente altar de mármol de Carrara, sus imágenes sacras y la distintiva cruz de 8,40 metros que corona su entrada, el templo es uno de los íconos del partido de Avellaneda.

El altar se encuentra recostado sobre la fachada principal. Esta trae el lenguaje de las chimeneas de la Avellaneda Industrial, citadas por hermosos vitrales. La imagen de la Virgen Luján fue hecha por el orfebre Juan Carlos Pallarols

A %d blogueros les gusta esto: