BA Iglesias ®

Las Iglesias de Buenos Aires estan llenas de historias, conocelas

Parroquia San Juan María Vianney

Anteriormente pertenecía a la jurisdicción parroquial de Santa Ana. A partir de la donación de los terrenos, el Cardenal Santiago L. Copello decreta su erección canónica el 30 de marzo de 1944.

Sobre terrenos donados al Arzobispado el templo se construyó y se bendijo en 1949. La parroquia fue regida originalmente bajo la denominación Santo Cura de Ars, nombre que se le daba originariamente a San Juan María Vianney. La construcción es de Carlos Massa y esta dentro del patrón arquitectónico de templos denominado neorománico, lombardo, catalán. Massa apela a un lenguaje románico en cuanto a la apariencia encastillada de sus templos, se enfoca en la vertiente lombarda catalana en tanto aplica una ornamentación geométrica y abstracta que le permite experimentar sincréticamente con las vanguardias racionalistas europeas y cubre sus muros con un revestimiento enladrillado de un cromatismo potente elección que lo vincula con el expresionismo alemán.

El colegio parroquial fue fundado por el Presbitero Remo Mariotti en 1961. Desde el 30 de Mayo de 2008 se rinde culto al Cristo Campesino, imagen milagrosa que convoca una creciente cantidad de fieles.  La imagen se expone solamente dos veces al mes, generalmente el segundo sábado y el día 30. El 2 de abril de 2016 se entronizó una imagen de María Antonia de Paz y Figueroa, conocida como Mama Antula. El párroco del templo, presbítero Aldo Horacio Magadán, destacó que la imagen de “muy querida y venerada” laica consagrada es obra del artista plástico Luis Quiroz.

En su cuento Omnibus, en el libro Rayuela, Julio Cortazar menciona una caraterísitca particular del templo:

A las dos, cuando la ola de los empleados termina de romper en los umbrales de tanta casa, Villa del Parque se pone desierta y luminosa. Por Tinogasta y Zamudio bajó Clara taconeando distintamente, saboreando un sol de noviembre roto por islas de sombra que le tiraban a su paso los árboles de Agronomía. En la esquina de Avenida San Martín y Nogoyá, mientras esperaba el ómnibus 168, oyó una batalla de gorriones sobre su cabeza, y la torre florentina de San Juan María Vianney le pareció más roja contra el cielo sin nubes, alto hasta dar vértigo. Pasó don Luis, el relojero, y la saludó apreciativo, como si alabara su figura prolija, los zapatos que la hacían más esbelta, su cuellito blanco sobre la blusa crema. Por la calle vacía vino remolonamente el 168, soltando su seco bufido insatisfecho al abrirse la puerta para Clara, sola pasajera en la esquina callada de la tarde.

Santo Cura de Ars

Sacerdote diocesano, miembro de la Tercera Orden Franciscana, que tuvo que superar incontables dificultades para llegar a ordenarse de presbítero. Su celo por las almas, sus catequesis y su ministerio en el confesonario transformaron el publecillo de Ars, que a su vez se convirtió en centro de frecuentes peregrinaciones de multitudes que buscaban al Santo Cura.

En el Directorio Franciscano, en su seccion Santoral Franciscano Lamberto de Echeverría nos brinda un dato muy interesante

Oficialmente, en libros litúrgicos, aparece su verdadero nombre: San Juan Bautista María Vianney. Pero en todo el universo es conocido con el título de Cura de Ars. Poco importa la opinión de algún canonista exigente que dirá, a nuestro juicio con razón, que el Santo no llegó a ser jurídicamente verdadero párroco de Ars, ni aun en la última fase de su vida, cuando Ars ganó en consideración canónica. Poco importa que el uso francés hubiera debido exigir que se le llamara el canónigo Vianney, ya que tenía este título concedido por el obispo de Belley. Pasando por encima de estas consideraciones, el hecho real es que consagró prácticamente toda su vida sacerdotal a la santificación de las almas del minúsculo pueblo de Ars y que de esta manera unió, ya para siempre, su nombre y la fama de su santidad al del pueblecillo

Lo canonizó el papa Pío XI el 31 de mayo de 1925, quien tres años más tarde, en 1928, lo nombró Patrono de los Párrocos. El Papa Benedicto XVI proclamó a San Juan María Vianney “Patrono de todos los sacerdotes del mundo” el 19 de junio de 2009. Su cuerpo se conserva en la Basílica de Ars. Su fiesta se celebra el 4 de agosto.

 

 

A %d blogueros les gusta esto: