Entronizan una imagen de San Cura Brochero en Palermo

(AICA) El obispo auxiliar de Buenos Aires y vicario episcopal de la Zona Belgrano, monseñor Alejandro Daniel Giorgi, entronizó el 16 de marzo una imagen del “santazo” Cura Brochero en la parroquia Sagrada Eucaristía, del barrio de Palermo, en el marco de la primera fiesta litúrgica en honor del sacerdote que evangelizó a lomo de mula las sierras cordobesas y fue canonizado en octubre pasado por el papa Francisco.

El prelado y el párroco, presbítero Julio Torres, y el vicario, presbítero Fabio Porcel, descubrieron la imagen del Cura Brochero ubicada en el ala derecha del templo, colmada de devotos que vivaron al santo.

En la homilía, monseñor Giorgi reseñó la vida de este “santazo” y aseguró que el Cura Brochero es “una figura muy luminosa” para seminaristas y sacerdotes. Y destacó la “íntima trabazón entre la fe y la promoción integral del hombre” en el pastoreo del Cura Brochero, quien aseguraba que a quien “tiene hambre o carece de vivienda” no se le puede pedir sencillamente que “asuma su cruz”.

Brochero “supo unir la fe, la misión y el Evangelio con la promoción del hombre”, sostuvo, y expresó: “Creo que el Santo murió mártir”, al recordar que se contagió lepra por tomar mate con un hombre que padecía la enfermedad.

La imagen del Santo Cura Brochero entronizada es obra de la artista plástica Noelia Fernández.

CLICK AQUI PARA CONOCER MAS ACERCA DE LA PARROQUIA

La Cofradía De San Baltazar y Ánimas En La Basílica De La Piedad

La Cofradía de San Baltazar y Ánimas fue creada por el clero de Buenos Aires para negros, mulatos e indios en 1772, en la Parroquia de Nuestra Señora de la Piedad del Monte Calvario.

A pesar de haberse constituido el culto a San Baltazar como una estrategia de dominación del poder virreinal para la comunidad africana, ésta parecerían haberse apropiado del culto transformándolo a fin de insertar valores propios de su cultura, como el modo devocional a través del canto y el baile.

La Iglesia, por su parte, admitió en este culto la realización de algunas danzas africanas, aunque más que admitir fue la legalización una practica imposible de extirpar (estrategia que no es nueva en su historia y que sigue siendo una de sus reiteradas astucias al momento de abrazar prácticas paganas).

Disuelta la cofradía en 1856, dos años después de la caída de Rosas, el culto a este Rey Mago negro no sólo se halla plenamente vigente, incluso con capillas muy recientemente levantadas, sino que muchas de las concepciones religiosas que impregnan la cosmovisión de sus devotos y las practicas musicales que realizan evidencian patrones simbólico-musicales de procedencia africana.

En 1866 se contrata a los arquitectos-ingenieros Nicolás y José Canale para proyectar y construìr el templo que se mantiene hasta hoy. Su construcción demandó cerca de treinta años, siendo continuada a partir de 1895 por el arquitecto Juan Antonio Buschiazzo.

Seguir Leyendo …