¿Leyenda Urbana o Realidad?

Una Leyenda Urbana tuvo lugar como escenario la Basílica Nuestra Señora de la Piedad del Monte Calvario.

Cuenta el historiador Julio Luqui Lagleyze: » A fines de 1779 llega frente a un oratorio donde hoy se encuentra la Basílica una mujer con hábitos, cargando unas pocas cosas y ayudada por un palo rematado por una cruz. Era Sor María Antonia de Paz y Figueroa, la beata Mama Antula. La acompañan Ramona Díaz y Manuela Villanueva. Al llegar allí unos niños se burlaron de ellas y las apedrearon. Las tres ingresaron al templo para agradecer a Dios haber llegado con bien a la ciudad, ya que venían caminando desde Santiago del Estero. Allí en La Piedad, sor María Antonia tiene la visión de su misión».

Luego de haber levantado la Santa Casa de Ejercicios, la religiosa falleció el 7 de marzo de 1799, acompañada por el reconocimiento de los vecinos porteños. Ella pidió que se la enterrara en el campo santo de La Piedad. En señal de humildad no tuvo ataúd, ni epitafio, solo se la colocó con el hábito negro y un rosario al cuello. Las Hermanas le colocaron un leño de ñandubay como almohada.

El Mausoleo que dio origen a la leyenda urbana

leyenda urbana
Sepulcro Histórico Nacional de Mama Antula en la Basílica de la Piedad

Cuando se iniciaron las obras de construcción del nuevo templo, se quisieron retirar sus restos. Durante cinco años se buscó sin éxito, hasta que el 25 de mayo de 1867, ante los obreros apareció una niña vestida de blanco, que les dijo que el lugar donde buscaban era el equivocado, y les marcó con su dedo otro donde, luego de escarbar, encontraron el leño y sus reliquias. La historia fue corroborada por varios testigos.

El actual mausoleo, declarado Sepulcro Histórico Nacional en 2014,  lo encargó en Génova, Italia, monseñor Marcos Ezcurra. La sepultura posee una estatua sobre un pedestal y dos pequeñas columnas. También pose una placa con una leyenda epigráfica. El sitio del sepulcro es lugar de memoria y veneración de esta mujer santiagueña, considerada un modelo de solidaridad social y de santidad por numerosas generaciones de argentinos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: