Iglesia Nuestra Señora de Fátima en Martinez

La Iglesia Nuestra Señora de Fátima en Martinez, al Norte del Gran Buenos Aires es realmente bellísima. Su estructura e historia le ha valido la declaración de Monumento Histórico Nacional en 2007. Se ubica en avenida del Libertador 13900.

Iglesia Nuestra Señora de Fátima
Vista de la planta unica de la Iglesia Nuestra Señora de Fátima en Martinez

El templo es parte de la corriente arquitectónica Argentina designada “casablanquismo” (el pasado colonial se relaciona con el vanguardismo). La obra les pertenece a los arquitectos Claudio Caveri y Eduardo Ellis y se llevó a cabo entre 1956 y 1957.

La iglesia Nuestra Señora de Fátima en Martinez se desarrolla a partir de la concepción Cristo Céntrica. A esta corriente hay quienes la denominan: el pueblo en torno al altar. Esto se debe a que la ubicación del altar mayor (una sencilla pieza de cemento) es el foco donde se convocan todas las miradas y hacia donde confluyen los fieles. Es un juego de volúmenes equilibrados entre las escalas urbana, humana y la del proyecto.

Iglesia Nuestra Señora de Fátima
Detalle del Cristo colonia y e Via Crucis de Nuestra Señora de Fátima en Martinez,

Los asientos se distribuyen hacia los cuatro lados del altar, lo que representa un retorno a la liturgia primitiva. Dicho de otro modo, una comunidad entorno a Dios. Se genera una experiencia astral en su interior donde se ha trabajado con mucho cuidado lo fenomenológico. Otra particularidad es el especial tratamiento de una luz que parece derramarse en espacios exactos, evocando a las Catedrales medievales, así como a la Capilla de Notre Dame du Haut, en Ronchamp de Le Corbusier.

Otras características de la iglesia Nuestra Señora de Fátima en Martinez

En el interior de la iglesia Nuestra Señora de Fátima en Martinez se observan muros de ladrillo encalados, una estructura de hormigón armado y placas de ónix para los planos de luz natural. Esta última técnica simula los alabastros de los templos coloniales. Además, los pisos están hechos con ladrillo cerámico. El Vía Crucis, obra de Josefina Robirosa, está hecho con placas de cemento talladas en bajorrelieve.

Con la incorporación de un amplio atrio, se forma una atrayente connivencia con los templos coloniales del Casco Histórico de la ciudad. Una forma de recobrar un área para que los feligreses, al congregarse allí, se organicen como una sola entidad mística.

Respecto a la imaginería la iglesia Nuestra Señora de Fátima en Martinez posee tallas coloniales. Entre ellas sobresale un Cristo Crucificado del siglo XVII.

Campanario de Nuestra Señora de Fátima
Atrio y acceso al campanario
A %d blogueros les gusta esto: